Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al fin, Isidoro muestra su lado romántico

Llegó la “maravillosa cita” que quería Natalia. Juntos, jugaron por los pasadizos del castillo y, en lo más algo, hubo declaración de amor, o casi.