Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un castigo estético para Pedriño

Primero fueron disfraces, luego depilación… y a punto estuvieron de afeitarle. “A nivel estético es, sin duda, de las peores cosas que me han pasado nunca”, reflexionaba Pedriño.