Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isidoro: "Después de 30 años pensando de cintura para abajo toca cambiar… Rebeca tienes que irte"

Cuando menos lo esperábamos, Isidoro nos ha demostrado que también puede ser un chico romántico. Primero llevaba a Natalia a un castillo y luego a Alexandra a un elegante restaurante. Tras los encuentros, el soltero tomó una decisión: no busca una cara bonita, quiere un amor verdadero y, por ello, descartó a Rebeca.

Al fin, Isidoro ha mostrado su lado más romántico, o al menos lo ha intentado. El soltero se llevaba a Natalia a un castillo dándole así la cita “maravillosa” que ella esperaba. Pero hubo más, juguetearon por los pasadizos y cuando llegaron a lo más alto hubo una declaración de amor, o al menos casi: “Te estás haciendo una persona especial para mí, me estoy poniendo romántico…”
Pero muy pronto llegaba la primera discrepancia, Isidoro no está dispuesto a dormir con Natalia porque lleva 30 años durmiendo solo y ella se mostraba decidida a cambiarlo. Regresando al romanticismo, Isidoro decía tener miedo a quedarse solo, pero Natalia le dijo que no se preocupara porque siempre iba a estar con ella. “No te puedo prometer un final feliz, pero sí un bonito camino hasta conseguirlo”, le decía Isidoro y a Natalia le vale.
Por la noche, el soltero eligió a Alexandra para tener una cita en un lugar muy elegante. Tuvo algún que otro problema con la pronunciación de los platos que había elegido para cenar y Alexandra decía tener un largo trabajo por delante hasta refinarle. Además, la pretendienta no entendía su actitud, no creía que Isidoro fuera así en su día a día… Pero el real llegó y tras decir que no podía más, le besaba.
  El beso tuvo un efecto inesperado: la confesión de Alexandra. La pretendienta no solo baila, también es stripper e Isidoro se quedaba blanco. No le apetece que su chica baile mientras otros chicos le miran y poco le importaba que ella le explicara que nadie puede tocarla.
Y llegó la temida hora de las eliminaciones. Tras consultar con su madre, Isidoro tomaba una decisión. Reunidas las tres, explicaba el porqué de su decisión y lo que buscaba en el programa: “En 30 años de pensar de cintura para abajo toca cambiar, no he venido aquí a buscar una cara bonita, prefiero un amor de verdad… Rebeca tienes que irte”.
La expulsión no sentó ni muy mal, ni muy bien a Rebeca que espetaba: “Tú te lo pierdes, yo me lo ahorro, también te digo que cuando te conocí estaba ilusionada pero luego vi actitudes que no me gustaron”. En su opinión, Isidoro no tiene respeto y le informaba: “No venimos a hacer un documental de apareamiento, venimos a conquistarte. No te has molestado en conocerme, solo has visto un físico bonito”.
A Isidoro poco le importaban sus palabras pero Rebeca, ya a solas, decía: “Este chico tiene serrín en la cabeza y estoy súper contenta de que me haya expulsado”. Despechada o no, lo cierto es que el soltero ya ha elegido las chicas que le acompañarán en su luna de miel compartida.