Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Isidoro se le van las manos

Intenta tocar el trasero de Natalia, ella se lo pide y a él le encantan los motivos

Natalia rechazaba a Isidoro con todo un alegato: “He venido a conocer una pareja no a un tío para echar cuatro polvos. Es lo que quieres pues mira fóllate a todas y luego me llamas, pero me llamas para casarte conmigo o lo que quieras no para echarme cuatro polvos”. A Isidoro le encantaban sus palabras: “Cada vez que hablo contigo me gustas más”.