Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los arrumacos de Isidoro y Natalia ponen celosas al resto de chicas

Isidoro abre los brazos para su Dulcinea, pero se olvida de las otras tres…

Mientras el resto se repartían el escaso espacio del asiento trasero del coche, Isidoro y Natalia se profesaban arrumacos que acababan con la paciencia del resto de chicas: “Nosotras también estamos aquí”, se quejaba Inma, pero él solo escuchaba cómo Natalia le decía: “estoy todo el puto día pensando en ti”.