Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las madres marcan con garras su territorio

No ha hecho nada más que empezar el programa y ya se han visto momentos de tensión entre las madres y ‘sus pequeños’. El motivo: no seguir los consejos u órdenes mejor dicho, de las matriarcas.

Todo se produce cuando madre e hijo se adentran en la sala, decorada con mucho gusto, donde conocerán a las candidatas a futura esposa. Cada madre ha puesto una serie de condiciones que esperan que sus hijos tengan en cuenta. De primeras todo muy bonito, todos de acuerdo en ceder a los gustos de cada uno, pero del dicho al hecho, hay mucho trecho.
Después de un intenso casting donde conocen la personalidad de las chicas, de algunas más que eso y de otras todavía están esperando algún detalle, llega el momento más importante, hay que descartar a cuatro. Ellos tiran hacia las más despampanantes, exuberantes y por decirlo de manera sutil, las más fogosas. Sin embargo las madres no caen ante esas armas de mujer, no se dejan obnubilar por sus encantos y se dan cuenta de cuales son mejores para sus hijos. Da la casualidad que, aunque es difícil, esas son las más planitas de delantera,  las que visten más tapaditas y las que no parecen tan lobas.

¿Qué opina 'mamá de las chicas?

El encontronazo más sonado lo protagoniza Pilar con su hijo Daniel: “Gótico fuera, hay mucha diferencia contigo. Entre esta –refiriéndose a la gótica- y esta siendo negra, me quedo con la negra antes que con la gótica”. Y esto no solo se quedó entre ellos. En el momento de la elección, Pilar hace un comentario que hace que la chica negra no pueda contener las lágrimas. Pero su hijo en un arranque de personalidad, hace caso omiso a su madre y no le basta con una sino que elije a la chica de color y la gótica. Una mezcla muy exótica.
Lo de Toya por el contrario son más temas de clase social. No ve lógico que su hijo pueda estar con una cocinera, ¿de qué hablaría con sus amigas? Pero aún discutiendo mantienen las formas y parece que estuvieran hablando de literatura. José Luis en un caballero en todas las situaciones.
Los más unidos hasta el momento, Rubén y Rosi, terminan discutiendo por una rubia explosiva. Para ella ‘Barbie’, como ella misma se define, era su preferida: "Si me tienes que imponer a Aina que a mi no me gusta, elije a ‘Barbie’. Pero Rubén no piensa así, a él le gusta Aina, una chica muy atrevida y liberal:“¡Qué cansina eres mamá! Es que no me gusta porque tiene cara de golfa. Pero si no la conoces, le recrimina su hijo”
Mª Carmen y Luis Ángel también se enzarzan en una discusión por uno de los pretendientes, en este caso el madurito. A la madre le encanta pero a Luis Ángel no tanto:  ”No pero yo quiero un novio no un padre. Mira que eres cabezona”
Y la última pareja, David y Julia no podían ser menos. Julia solo puso una condición para las chicas y es que tuvieran la ESO y David cumple con ello, pero por eso se cree en el derecho de elegir entre dos de ellas la que más le gusta a él y no a su madre, para disgusto de ella.