Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pezón rojo

Existe un dicho popular en la región septentrional de Malasia que dice: "El pezón es el botón de encendido del alma", bueno esto es evidentemente una traducción adaptada, ya que si nos ceñimos al diccionario malasio-español la traducción literal sería:"Deja de morderme ahí que duele mucho". Respetando este axioma, El Pezón Rojo (y ligeramente irritado) tiene una pretensión muy sencilla: llenar estadios de fútbol de gente que grite nuestros nombres y este deseosa de vernos los genitales desde abajo. A parte de eso, nos divierte hacer canciones. Los componentes de este grupúsculo y ahora fieles seguidores de la filosofía pezonera, pasaron de tener nombres muy comunes como Juan, Paco, Antonio, Jennifer o Mr. Mierda a llamarse Padre Karras, Tito Mac, Markee Detroit, Marteen Mcfly y Topo Giggio. Como se puede ver claramente por sus nuevos nombres de batalla, el Pezón Rojo es fuente de inspiración para el que lo escucha, porque para el que forma parte de él es una cagada fría. ¿Qué más se puede decir del Pezón? Pues que como mínimo mola y no lo decimos porque formemos parte de él. Mira, a los hechos me remito. Una vez en una actuación la mismísima Angelina Jolie al escucharnos le dijo a Brad Pitt: "me pareces un feo de pelotas hijo de perra, pero por no escuchar a estos imbéciles, vamos a tu casa y me enseñas como se hacen las cosas en América del Norte". Escúchenos y proporciónenos alimento. Larga Vida al Pezón.