Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Algo a medias

El proyecto de Algo a medias surge en el año 2004 fruto de la unión de componentes de dos grupos distintos de Cartagena y a raíz de esta unión no se tuvo que pensar mucho en el nombre de la banda, simplemente apareció Algo a Medias.
Javi, Pedro y el que anteriormente era el cantante, Pablo, deciden dar forma a una serie de ideas que tenían desde hace tiempo en la cabeza. Todo avanzaba poco a poco pero por ahora solo eran ideas sueltas.
Graban en casa las típicas maquetas de pésima calidad que todo grupo tiene en sus principios. A pesar de ello les sirve para hacerse una idea de los temas que en un futuro podrían formar parte del ansiado primer trabajo.
Meses después deciden grabar en los estudios Mirage, propiedad de su amigo Pascual Saura (bajista de M-clan) en donde Algo a medias graba una maqueta más seria con la intención de moverla lo máximo posible, lo que les facilitó poder darse a conocer más fácilmente y hacer muchos más conciertos.
La productora española Get In de la mano de Iñigo Argomariz se interesa en el grupo y lo demuestra sufragando los costes de una segunda maqueta. Desgraciadamente y cuando todo marchaba sobre ruedas, muchos conciertos, Barcelona, Alicante, Benidorm, Murcia, muchas escuchas en myspace, foros etc., la aventura con Get In, así como el resto de sueños por los que habían luchado se vinieron abajo al decidir Pablo Pérez-Cuadrado, el vocalista del grupo, que quería dar prioridades a otras cosas en la vida y no dedicarse de lleno a la música. El grupo se quedó muy tocado con su marcha ya que todos los proyectos ilusionantes se frenaron.
Después de mucho buscar un sustituto, la banda encuentra a Patry (de Patricio que no de Patricia) quien consiguió llenar el hueco que quedaba en el grupo, y de muy buena manera, dándose cuenta de que era exactamente lo que buscaban, no solo por su voz sino también por su forma de ser y por demostrar cada día que son no solo un grupo de música, sino un grupo de amigos, tanto en el escenario como fuera de él.
A partir de este momento y con plena sintonía entre todos los miembros del grupo, Algo a medias comienza una nueva etapa, componiendo en conjunto, arreglando canciones antiguas, volviendo a dar conciertos por diferentes ciudades de España (Madrid, Valencia, Murcia).