Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La II Edición del QMF se despide con éxito

Ocho mil personas se dieron cita en Alcázar de San Juan. Rock, hip-hop, música española y fusión de estilos, los platos fuertes del festival.
El Quijote Music Festival parece consolidarse como uno de los grandes festivales de la comunidad castellanomanchega, con permiso del ViñaRock.
Alrededor de 8.000 personas se dieron cita el pasado 23 y 24 de julio en Alcázar de San Juan (C. Real), en pleno corazón de La Mancha, atestando la Plaza de Toros donde artistas, organización y público de todas las tendencias y edades se fusionaron para llevarse consigo dos veladas inolvidables.
La organización, que se mereció un diez, respondió con absoluta disponibilidad a los pormenores que todo evento de estas características no puede evitar. La única pega, el polvo de la Plaza de Toros, que hizo irrespirable el aire en algunos momentos, especialmente en las actuaciones de S.A. y en la actuación conjunta, del sábado, de S.A. y Violadores del Verso.
El viernes arrancó a las 19h30 con la actuación de los locales Burdel, que aprovecharon bien la oportunidad que se les otorgó, aunque la Plaza no estaba ni a la mitad de aforo. Algo que cambió a las 20h30 con el conciertazo de Tote King, que como ya os contamos en el twitter de purocuatro, supo mantener la calidad que le ha hecho ser referente de su estilo musical.
Los platos fuertes del viernes: Berri Txarrak, La Excepción, O'funk'illo y Narco que reventaron con sus actuaciones el ruedo, que cambió durante estos dos días los toros por el hip-hop, el rock, la fusión de estilos y la música "made in Spain". El viernes se despide con la actuación del alcazareño El Chinchilla y con Dj Pete Lamotta a los platos.
Kolektivo Skatofagiko inauguró la velada del sábado 24, a las 19h30, con poca presencia de festivaleros en la Plaza. La razón, los 38 grados que marcaba el mercurio a esa misma hora y que obligó a la mayoría a refrescarse en los aledaños. A las 20h30, y con el tirón que siempre tiene Ojos de Brujo, el ruedo alcazareño se atestó de gente, que no paraba de entrar en el recinto. La seguridad supo mantener en todo momento la calma y no hubo ningún desagradable incidente.
Tras este grupo español de hip hop y flamenquito, que además se marcaron unas rumbas -y cuyo particular estilo y fusiones exacerbaron las ganas de fiesta de los allí presentes- llegaba la hora de Soziedad Alkoholika. Sólo ellos fueron capaces de convertir el recinto en una auténtica nube de polvo -recordemos el ruedo de la Plaza de Toros- que no fue excusa para los allí presentes. Saltos, golpes, empujones... ¡buen rollo!
Increíbles los de SA que, tras la actuación posterior de Violadores del Verso, cerraron el festival manchego conjuntamente con ellos. Hip Hop y Rock, juntos, en un mismo escenario. ¡Sin palabras! Los zaragozanos no pararon de agradecer a la multitud su devoción y no pudo haber mejor broche que el de S.A.+Violadores, para cerrar lo que ya es la II Edición del Quijote Music Festival.
Esperamos ansiosos a que el año que viene se consolide definitivamente este manchego evento y confiamos en que más y mejores grupos se vuelvan a dar cita en Alcázar de San Juan, cuyas calles respiraron un ambiente festivo y lúdico todo el fin de semana.