Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pulka, rifle, bengalas… ¡José Mota desembarca en el Ártico con ‘Planeta Calleja’!

Nunca ha dormido en un saco y tiene pánico al aislamiento, pero José Mota se ha cargado de valor para compartir una experiencia única e irrepetible arropado por Jesús Calleja. El humorista viaja al Ártico donde afronta el frío, la dureza, el viento, la soledad y la incomodidad en la nueva entrega de 'Planeta Calleja'. Termina el duro viaje con esquíes de travesía llevando la tradicional pulka o trineo para vivir al máximo su experiencia ártica.

José Mota embarca rumbo al Ártico y todo por culpa de Jesús Calleja que le reta. "¡Qué belleza!" son sus primeras palabras al aterrizar. Tras la primera impresión, lo que más sorprende a José Mota es el sol de medianoche. Primera noche y a las 1.30 horas no consigue conciliar el sueño

Mota no entiende las prendas para protegerse del frío polar
Los grados negativos no son suficientes para acabar con el humor de José Mota. "Para estar a 40 º bajo cero, no hace tanto frío. Son temperaturas populares", le dice a Jesús Calleja antes de comenzar la aventura. La primera etapa la realizan en moto pero ni él ni su acompañante han conducido una moto de nieve antes. Surgen los primeros problemas.
No para de nevar y una de las motos se queda encallada en un lago. Un guía profesional vuelca con su moto y se rompe la cámara del programa. Consiguen superar las dificultades.

"Tengo la sensación de estar en otro planeta"
A pesar de la ventisca, la belleza del lugar impresiona al humorista. José Mota descubre el mar helado bajo una capa de nieve. "Esto libera. Te lo agradeceré toda la vida porque es una experiencia inolvidable. Estoy desbordado", exclama. José Mota.
La nieve dificulta el avance del equipo. Los dueños de los perros han tenido que regresa porque es imposible continuar con los trineos por las condiciones de la nieve. El trineo alcanza una velocidad de hasta 15 km/h.

Se adentran en el mar helado hacia los glaciares donde hay mayor concentración de osos del planeta. En la región hay 3.000 osos polares, el equipo va preparado para los ataques de los osos con rifles y bengalas.
La ventisca dificulta el camino. Sin embargo, a lo largo de la travesía por fin ven el cielo azul sobre el mar helado. A 15 km del glaciar Mohnbukta, deciden continuar con esquíes de travesía o pulka para completar la experiencia ártica. José Mota se emociona al llegar al glaciar Mohnbukta. "Estamos contaminados y llegar aquí con tanta pureza y tranquilidad y te sobrecoge", confiesa Mota que exige a Calleja que cumpla su promesa. ¡Calleja se baña en el agua del Ártico!