Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Orozco alza el vuelo hasta lo más alto este domingo en ‘Planeta Calleja’

Antonio Orozco alza el vuelo hasta lo más alto este domingo en ‘Planeta Calleja’cuatro.com

Le hemos visto llorar, reír, desnudar su alma y emocionarse como nunca junto a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya', y hoy mismo volverá a vivir una noche de infarto con la gran final de 'La Voz Kids'. Pero nada será comparable al vértigo y la descarga de adrenalina que Jesús Calleja le tiene preparado para este domingo, 7 de mayo, en 'Planeta Calleja'. Antonio Orozco cierra su semana más intensa alzando el vuelo hasta los cielos de Georgia.

El gaditano se embarcará junto a Jesús Calleja en la expedición más desconocida hasta la fecha para el equipo del programa: alcanzar el pueblo habitado más alto de toda Europa, la aldea de Ushguli, a 2.200 metros de altitud en un valle caucásico de Georgia.
Llegar hasta allí no será tarea sencilla. Primero porque el aventurero leonés pondrá a prueba la resistencia al miedo del cantante sobrevolando en parapente la región. Una experiencia que podría resultar placentera y divertida si no fuera porque Orozco tiene un ‘ligero’ problema de vértigos.
Una vez que toquen tierra, el camino no será sencillo. Les espera una complicada subida de 16 kilómetros a pie y en bicicleta por el Valle de Svaneti, una ruta de ascenso que dejará sin aliento a los dos viajeros. Lejos de tirar la toalla, Calleja y Orozco sacarán fuerzas de debajo de las piedras del camino para llegar hasta Ushguli. Una noche en un monasterio ortodoxo les servirá para reponer fuerzas… suponiendo que puedan dormir algo.
Lo que aguarda en destino transformará su aventura en una experiencia inolvidable. Lejos de cualquier atisbo de civilización, de difícil acceso y con un lenguaje y cultura desconocidos, los habitantes de la aldea recibirán con los brazos abiertos a Calleja y Orozco. Pero su hospitalidad tiene “trampa”: el cantante tendrá que participar en el Kvirikova, un divertido festival rural que junta actividades físicas con tradiciones cristianas y paganas.
Ver más de: