Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los problemas de convivencia generan el primer Consejo de Urgencia del programa

La familia Moreno-Noguera se niega a dormir junto con la tribu; ¿quién ganará el tira y afloja?
El esfuerzo de las familias por adaptarse a las tribus con las que conviven es cada vez más intenso. En ocasiones resulta divertido aprender las diferentes formas de vida de sus anfitriones, pero el trabajo duro, la falta de comodidades y los ritos propios de cada tribu harán que algunos de los miembros de las familias estallen al no encontrarse con fuerzas para aceptar todas las costumbres ajenas.
Cuando la calma parece llegar a las tribus los Rovira-Mezcua deciden preparar palomitas de maíz para agasajar a sus anfitriones y los Segura-Romero enseñar a los kamoro a jugar a algunos juegos occidentales. Pero las difíciles decisiones no tardarán en llegar: Salvador y David tienen que matar por primera vez a una cabra. El joven no puede apenas ayudar, por lo que su padre asume toda la responsabilidad y da muerte al animal para que todos puedan comer durante varios días. Por primera vez David comienza a negarse a participar de algunas de las actividades de la vida tribal. Los conflictos con el joven no han hecho más que empezar.
En Papúa, los kamoro dudan de la falta de voluntad y la capacidad de supervivencia de los Segura-Romero. Ellos intentan ayudarles a adaptarse a la tribu pero no están muy convencidos de que puedan conseguir su objetivo. La caza del tiburón se convierte en una buena excusa para averiguar las agallas de los hombres de la familia y, al mismo tiempo, alimentar a toda la tribu. Sin embargo no todo son buenas noticias: Mila se encuentra muy triste y hay que llamar al chamán para que intente que recupere la energía.
Por primera vez en esta edición una tribu convoca un Consejo de Urgencia. El motivo: es hora de que la familia baje de la casa del árbol para dormir con la tribu y convivir así con ella durante las 24 horas del día. Un problema que separa a los Moreno-Noguera de los nakulamene, ya que la familia se niega a cambiar de "casa" y ni unos ni otros parecen dispuestos a dar su brazo a torcer. Hará falta más de una hora de negociación para que el Consejo de urgencia finalice. Aunque han llegado a un acuerdo, para la tribu no será fácil olvidar el desprecio que han sentido por parte de sus invitados.