Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias cumplen con sus castigos

Los Recuero Oliva a punto estuvieron de abandonar
Si en el programa anterior vimos cómo las familias eran castigadas o premiadas por el Consejo; esta nueva entrega de Perdidos en la tribu comenzaba con Ivonne hundida. Su rabia y no poder estallar tras el castigo hizo que la tinerfeña se viniera abajo. Tras el berrinche, la mayor de los Molina Herrera, consiguió cambiar el chip y no sólo superó el reto con buena nota sino que además parece que comienza a disfrutar de su estancia.
Quienes también superaron sus castigos fueron Kevin, que consiguió aprenderse el nombre de la gente de la tribu, Sonia y Ventura lavaron la ropa como si de una mentawai más se tratara y Montse, con algún que otro problema, consiguió que llegara agua para el baño de su marido. Parece que Jose comienza a cogerle gusto a ciertas comodidades del hombre himba...
No sabemos si al final surgirá el amor entre Marta-Laura y los gemelos; pero a los chicos himba abuela no les falta y creen que tienen a las catalanas en el bote...
Por otra parte, el tiempo va pasando y la vida en la tribu va dejando clara sus complicaciones. Convivir con peligrosos animales, si no se caza no hay comida que llevar a la boca...Bueno, esto siempre y cuando no consideres un manjar las larvas.
Otro problema para la familia están siendo los sacrificios. Éstos han llevado a los Recuero Oliva al límite. Parece ser que su estancia en Indonesia no está siendo tan maravillosa como pensaban...Tanto es así que hemos podido ver a Sonia y los suyos a punto de tirar la toalla, y ya son dos las veces que han pensado en abandonar. ¿Conseguirán acabar la aventura?
Pese a las complicaciones parece que poco a poco los Carrión, los Molina y los Recuero van integrándose en sus respectivas tribus; algo que en el Consejo los jefes dejaron claro. Eso sí, alguno que otro se levó reprimenda y como no, un nuevo castigo.