Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tribus de “Perdidos en la ciudad” comienzan a conocer nuestro mundo

Acaban de llegar a nuestro país, se han reencontrado con las familias que los visitaron hace meses y ahora son ellos los invitados. Los Shiwiar y los Suri protagonizan una nueva edición de 'Perdidos en la tribu', el programa presentado por Raquel Sánchez Silva que Cuatro emite el próximo jueves 6 de diciembre a partir de las 22.30 horas, en la que se adentrarán en la gran ciudad y comenzarán a conocer el entorno más cercano de las familias con las que conviven, los Merino y los Navarro.

Los Shiwiar viajan a León para conocer la casa de sus anfitriones, descubrir a la hija menor de éstos y comprar por primera vez en una tienda sin ayuda alguna. Los Suri pasearán por Sevilla, se bañarán por primera vez en una piscina y visitarán al Betis. En el camino, unos y otros cuestionarán nuestra forma de llevar los asuntos domésticos y se preguntarán el por qué de más de una cuestión que a las familias no les resultará nada sencillo contestar.
Los Shiwiar aún tienen que viajar a León para llegar a casa. Todavía no han visto a todos los miembros de la familia Merino y desean hacerlo cuanto antes. En el camino descubren, divertidos, a uno de nuestros cantantes más míticos, el Fary, y al llegar se reencuentran con David y conocen a Marisol hija, que tras la decepción de no haber podido viajar al Amazonas se encuentra casi tan nerviosa como los shiwiar por la llegada de la tribu. La tribu no tarda mucho en comenzar a cuestionar todo lo que ven en casa de Los Merino. Carlos, para quien la caza recreativa es una gran afición, tiene varias cabezas de lobo disecadas colgadas en el salón. Ellos preguntan pero no consiguen entender por qué cazamos si luego no nos vamos a comer al animal.