Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piscinas, tapas y el estadio Benito Villamarín: las tribus toman contacto con nuestro mundo

Este segundo programa de 'Perdidos en la ciudad' coincide con el segundo día de las tribus, la primera mañana que despiertan entre sábanas, con pijama y con zumo y tostadas esperándoles en la mesa. De alguna forma, los Shiwiar y los Suri confirman que lo que les está pasando no es un sueño, que están a miles de kilómetros de sus poblados con un mundo nuevo que conocer, el de los Merino y los Navarro. Y la primera toma de contacto es intensa, variada y muy divertida.

Tareas domésticas, coche de caballos y Betis: primera toma de contacto Suri con Sevilla
Los Navarro son una familia sevillana al uso, amante de su cultura andaluza y, como vienen demostrando, del Betis. Así, la primera toma de contacto de los Suri con su nuevo hogar es muy flamenca.
El Betis, lo que realmente es y qué significa forma parte de él, sorprende gratamente a los hombres Suri, que asisten con José y Antonio a un entrenamiento. El más cómodo en este nuevo ambiente es Tamaru, que se gana el puesto de 'portero suplente' de la plantilla.
El primer paseo en el exterior de los Suri junto a los Navarro tiene lugar en Plaza de España, donde pasean en barquita y en coche de caballos. La experiencia resulta bastante agradable, y de hecho presumen de apañárselas incluso mejor que los nativos remando, así como Nga Bilé bailando vestida de flamenca.
Por su parte, Isabel, ama de casa, enseña a Nga Bilé su trabajo en el hogar, cosa que la Suri ridiculiza, pues asegura que lo único que aquí se hace es apretar botones para que las máquinas lo hagan todo.
Pero sin duda, la actividad estrella para los Suri es la visita a la piscina, algo que hacen todos juntos, y que fascina a todos.
 
  La comida: generalmente repugnante
Resulta curioso que, a la vez que en 'Perdidos en la tribu' la comida era lo más horripilante de la convivencia para las familias españolas en la selva y el desierto, para los Shiwiar y los Suri nuestros menús sean igualmente repugnantes. Para los Shiwiar, la tostada sabe a ceniza. A los Suri les da en la nariz que el jamón cocido se fabrica con lengua de perro. Lo único que se salva, por el momento, es el puchero de María, la madre de Isabel, del que dicen que no saben de qué está hecho, pero que está buenísimo.
El día a día de los Merino: hormigón, gimnasio y lencería
Con la intención de que los Shiwiar se conviertan en Merino, todos los miembros de la familia tratan de que se adapten a sus costumbres. Carlos, o Maikiua, es el más dispuesto a ello, y se lleva a Yambía y a Guirar al trabajo. Allí, los Shiwiar se irán soltando con el hormigón y los ladrillos, creando su primera pared. Y después del trabajo bien hecho, la recompensa es un vasito de vino y un par de tapas.
Las chicas Merino, Cristina y Marisol hija, meten sin saberlo a las Shiwiar en un atolladero al intentar explicarles qué significa 'estar sexy'. Para Mirnach y Shiwiá, la lencería fina es un sinsentido, y ríen a carcajadas al imaginarse "con las tetas levantadas" y "con el culo al aire".
Por último, Víctor y David, los guaperas que tanto miman su aspecto físico, se llevan a Guirar y a Chasém al gimnasio, donde alucinan con el culto al cuerpo, los músculos, las pesas y la cinta para correr. Curioso resulta también que, cuando encargan comida china, interpreten que los chinos son una tribu que cocina para los demás.
Marisol (hija) es Piri Pri
Marisol, la hija pequeña de los Merino que no pudo viajar al Amazonas por su diabetes, ha vivido en 'Perdidos en la ciudad' su primer encuentro con los Shiwiar, y estaba deseosa de caer bien. La hija de los Merino se atreve incluso con la chicha, y por masticar yuca recibe su premio: su nuevo nombre es Piri Pri, nombre que en Shiwiar sirve para denominar a una planta medicinal. La alegría de la joven, y la de su familia, encanta a los miembros de la tribu.
En el próximo programa, los Suri y los Shiwiar descubrirán nuevos interrogantes, que en muchas ocasiones, sus 'familias adoptivas' no sabrán resolver. La religión, los toros y las sevillanas serán sólo tres de los conceptos que tratará el próximo jueves 'Perdidos en la ciudad'. ¡Sigue con nosotros la aventura!