Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ychang - Longcheng - 1200 kms

Enrique y Manolo, terceros eliminados de Pekín Express
Pekín Express es imposible de prever. Y si no que se lo pregunten a los concursantes.
En esta cuarta etapa, Ychang - Longheng, las sorpresas e imprevistos no han dejado de sucederse. La primera, el madrugón que tuvieron que pegarse las parejas. Y es que la etapa de hoy ha comenzado en plena noche. Altavoz en mano, Raquel Sánchez Silva, los ha sacado de sus tiendas de campaña nada más y nada menos que para hacer un puzzle con las provincias chinas. Los Juanes fueron los primeros en recomponerlo y como recompensa un cómodo coche para hacer parte del trayecto. Pero la cosa no quedó aquí. Tuvieron que escoger a otras tres parejas para viajer en taxi y las cuatro restantes en un incómodo y lento camión. Así comenzaba el día 10 de carrera y algunos como Enrique y Manolo lo
hacían con un nuevo compañero de viaje: un jarrón chino; handicap por haber sido salvados por la tarjeta verde en la etapa anterior.
Tras varios problemas con conductores e incluso acabando alguna pareja en comisaría, los concursantes comenzaron a llegar al libro rojo. En este caso, las cuatro parejas más rápidas pudieron luchar pr la inmunidad. Mejor dicho, tres de las cuatro ya que los policías de Coslada se quedaron con la de Alazne y Meritxell por incumplir una de las normas del programa. La prueba consistió en un peculiar baile tradicional y Carla y Miriam fueron las ganadoras.
La ruta debía continuar nada más acabar el juego pero problemas con el gobierno chino provocaron que la carrera tuviera que reanudarse al día siguiente y en otra ciudad.
El último día de etapa estuvo marcado por las banderas. Raquel Sánchez Silva les ofreció una puja por un elemento que podría ayudarles en el tramo final. Los ganadores de la subasta fueron los Juanes, quienes ofrecieron 220 yanes por el privilegio de relentizar la carrera algunos de sus compañeros durante 15 o 30 minutos.
Al final, los primeros en llegar a meta fueron Fran y Merino; mientras, los veteranos volvieron a ser los últimos y esta vez la tarjeta verde no apareció.