Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David y Cuqui dicen adiós a la aventura

Jota y Freire se salvaron por la inmunidad y la pareja andaluza, que llegó en penúltima posición a Newcastle, tuvo que abandonar 'Pekín Express'. Por su parte, Inés y Pedro consiguen el amuleto al ser los más rápidos en la primera etapa en Sudáfrica.

En esta undécima etapa, primera en Sudáfrica, los aventureros tenían que recorrer, durante tres jornadas, los 586 kilómetros que separan Johannesburgo de Newcastle. Las cuatro parejas comenzaban la etapa en el Estadio Soccer City donde la selección española de fútbol ganó el último campeonato mundial y donde ellos tenían que cumplir la primera misión: Encontrar los cuatro sobres escondidos en los asientos del estadio. Las parejas tenían que viajar a Soweto y cumplir la actividad asignada. Además las parejas que encuentren los sobre del mismo color quedaban asociadas, hasta que no cumpliesen las dos parejas asociadas la misión no podían continuar la carrera. Mar y Vanesa quedaban unidas a Jota y Freire y David y Cuqui a Inés y Pedro.
Para sorpresa de todos, los últimos en continuar la carrera fueron las hermanas y los desconocidos ya que estos últimos perdieron más tiempo de la cuenta en lavar toda la vajilla sucia del restaurante de Winnie Mandela. Una vez unidos los mapas la parejas continuaban por su cuenta. Así todo, en la primera parada del recorrido David y Cuqui se colocaban en cabeza seguidos muy de cerca de Inés y Pedro. En último lugar y sin apenas haber salido de Johannesburgo se situaban Las hermanas sevillanas y Jota y Freire.
En su primera noche en suelo sudafricano nuestros aventureros descubrirán las grandes desigualdades del país y si Inés y Pedro serán agasajados por una simpática familia que les preparará una auténtica fiesta, las hermanas conocerán otra realidad al sentir el miedo y la desconfianza de los locales que, acostumbrados a la inseguridad del país, se negarán a darles alojamiento, finalmente acaban durmiendo en una iglesia de la zona.
En el segundo día de carrera el objetivo era llegar a cuanto antes a la prueba de Inmunidad, en una mina de oro. Esta vez no había libro rojo las parejas podían no participar en el juego y seguir la carrera o terminar cuando les viniese en gana. El objetivo era encontrar dentro de la mina la piedra que dentro tuviese oro. Las parejas fueron llegando sin sorpresas, todas participaron en el juego. La sorpresa llegó al final, Jota y Freire que llegaron los últimos y en su único intento, consiguieron la inmunidad.
Aunque la pareja de desconocidos ya estaba salvada no se dieron por vencidos y lucharon por el amuleto, eso sí, mucho más tranquilos que de costumbre. Las tres parejas restantes se jugaban la continuidad en le programa en el último tramo, un tramo muy igualado donde todos los aventureros vivieron una auténtica carrera con sus respectivos transportes.
Pero la cosa no acababa en Newcastle, una vez que los aventureros llegasen al destino final tendrían que superar una última prueba para conseguir la contraseña final. Las parejas podían elegir entre prueba física (meter un tanto en una portería de rugby desde 22 metros) o una mental (encontrar la clave entre un montón de toallas). Las hermanas y los desconocidos eligieron la física, David y Cuqui y la pareja valenciana la mental.
Al final, y tras un último tramo muy igualado Inés y Pedro se llevaron el amuleto. Jota y Freire fueron los últimos pero no podían ser eliminados por que eran inmunes. La tercera pareja en llegar y por tanto la que debía abandonar el programa fue la formada por David y Cuqui para decepción y tristeza de todos sus compañeros. La tarjeta del sobre resultó ser roja, la pareja andaluza decía adiós a la aventura definitivamente. Su amuleto se lo cedían a Jota y Freire.