Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paula y Luisa son eliminadas y Jota y Freire consiguen el amuleto

La pareja formada por la jugadora de póker y su madre son las más lentas y tienen que abandonar la aventura. Por su parte, los primeros en llegar son la pareja de desconocidos que consiguen el amuleto valorado en 5.000 euros.

A partir de Kabernet y después de la eliminación de Mari Carmen y José, comenzaba el concurso para las diez parejas de aventureros. La carrera continuaba en un segundo día donde los concursantes ya habían pasado su primera noche en Kenia. El recorrido hasta Eldoret se iniciaba con dos grupos diferenciados: El pelotón de cola estaba formado por los hermanos gallegos en sexta posición seguidos de cerca por Jota y Freire y por el matrimonio de ejecutivos, los cuñados eran penúltimos e Inés y Pedro en último lugar completaban este pelotón. En mitad de la carrera se sitúan las amigas universitarias (tercer lugar), Santiago y Javi y la jugadora de póker y su madre. El segundo lugar era para las hermanas sevillanas pisando los talones a David y Cuqui que al final de la primera jornada ocupaban la cabeza de carrera.
El primer objetivo era llagar a Eldoret y firmar en el libro rojo... la primera pareja en hacerlo sería premiada con uno de las mayores recompensas que se han dado nunca en Pekín Express: unas pegatinas verdes que podían salvar de una posible expulsión. Mar y Vanesa y Cuqui y David se disputaban el primer puesto. Una vez que todas las parejas habían llegado a Eldoret Jesús Vázquez anunciaba el veredicto y entregaba la recompensa: “Los primeros en firmar en el libro han sido Cuqui y David. Estas pegatinas verdes son un auténtico salvavidas que os va a dar una ventaja fabulosa. En el momento de la carrera durante las próximas 10 etapas y que creáis que estáis en peligro o que podéis ser eliminados podéis usar estas pegatinas una sola vez y justo antes de llegar a la meta. Esto os permitirá pasar a la siguiente etapa sin ser eliminados”, les explicaba Jesús Vázquez. El presentador también les hizo entrega del sobre negro que contenía la tarjeta que decidía si la etapa era eliminatoria o no.
Después de que las parejas conociesen su destino final en esta primera etapa (Kakamega) se reanudó de nuevo la carrera. Los concursantes tenía por delante 102 kilómetros y una prueba que les ayudaría ha encontrar la meta: Los aventureros tenía que aprender a hacer Ugali uno de los alimentos básicos de Kenia.
Los últimos 35 kilómetros, cuando ya los concursantes tenían la dirección de la meta, se presentaban muy emocionantes y cualquiera de las parejas podía ser la primera. Todas menos Santiago y Javi y Paula y Luisa. Los primeros porque se perdieron en varias ocasiones y la segunda porque se vio afectada por un ataque de ansiedad que le dio a la jugadora de póker y que las obligó a perder mucho tiempo. Una de las dos parejas sería la última.
Ya en Kakamega, en una iglesia apostólica y cuando todos los concursantes habían llegado, Jesús Vázquez anunció el ranking definitivo de esta primera etapa. Los primeros conseguirían el preciado amuleto valorado en 5.000 euros: “La primera pareja en llegar es la formada por Jota y Freire. La segunda plaza es para Sara y María, en tercer lugar Mar y Vanesa, la cuarta plaza es para Ezequiel y Mónica, la quinta pareja en llegar a la meta ha sido Inés y Pedro, el sexto puesto es para Chinto y Pablo, la pareja que ha llegado en séptima posición ha sido  Chimo y Vane, el octavo lugar es para David y Cuqui. La pareja que ha llegado en último lugar es la formada por Paula y Luisa”. Por tanto, Santiago y Javi estaban salvados. Quedaba saber el color de la tarjeta del sobre que poseían David y Cuqui, si era verde estaban salvadas si era rojo deberían abandonar el programa. “Y la tarjeta que hay dentro del sobre negro es… ¡rojo!”. La aventura había terminado para la jugadora de póker y su madre.