Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chinto: “Para ver ricos me quedo en España”

Los aventureros tienen que decidir el pasar la noche en una zona de chabolas o en una zona exclusiva.

Los aventureros comenzaban la cuarta etapa teniendo que tomar una decisión muy importante. “Vosotros decidís que realidad de Nairobi queréis conocer. Tendréis que elegir entre vino o botiquín. Si elegís el vino seréis recibidos por una de las familias más acomodadas de la ciudad y pasaréis una jornada al más estilo occidental. Si elegís botiquín viviréis una realidad totalmente diferente y mucho menos confortable y mucho más impresionante… vais a ir a Kibera uno de los barrios de chabolas de Nairobi, con más de un millón de personas viviendo hacinadas en condiciones durísimas. Los que hayan decidido pasar la noche en Kibera saldrán 20 minutos antes que los que hayan elegido la zona residencial”, informaba Jesús a las parejas.
Una vez conocido el primer reto empezaron las especulaciones. “Para ver ricos me quedo en España”, aseguraba Chinto. “El pasar la noche con gente pobre nos va a enriquecer mucho más como persona que es para lo que hemos venido”, comentaba David. Alguna pareja no se ponía de acuerdo como Jota y Freire, el primero prefería el botiquín y el segundo el vino. “Lo de elegir el botiquín para dar una imagen en España me parece una gilipollez”, sentenciaba Inés. “Siempre vamos de los últimos yo elegiría el botiquín y por lo menos salimos 20 minutos antes”, aseveraba Chimo.
En la zona donde los concursantes debían tomar la elección se despejaron todas las dudas. Todos eligieron según las especulaciones iniciales, todos menos una pareja. “A la mierda el botiquín, una casa de tres millones es una casa de tres millones. ¡A tomar por culo!”, se retractaba Chimo. La pareja de desconocidos que estaba indecisa se decantó por el vino y Santiago y Javi no tuvieron más remedio que quedarse con el botiquín. “Que cabrones sólo han dejado un botiquín… si todo el mundo iba a cogerlo, que no digan lo que no van a hacer”, se lamentaba Santiago.
Así las cosas, Mar y Vanesa, David y Cuqui, Chinto y Pablo, Santiago y Javi tuvieron que pasar la noche en Kibera, una de las zonas más pobres de África. Chimo y Vane, Jota y Freire, Sara y María e Inés y Pedro pasarían la noche en Runda, una de las zonas más exclusivas de Kenia.