Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalia, una gitana divorciada

"Soy Natalia. Soy una mujer gitana y estoy divorciada o mal casada", cuenta. Conoció a su marido por la familia y no le gustó. "Me casé por la ley gitana y una vez que te unes a él, ya es tu marido", explica. "La ley gitana dice que te puedes separar si tu marido te maltrata, se van con otras o no te trata como te mereces. No había nada entre los dos", relata.