Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hana y su madre, más cerca de cumplir su sueño en ‘Padres lejanos’

Hana y Ana Mari viven sus mejores días en ‘Padres lejanos’. Ana Mari llora al escuchar por primera vez a su hija llamarla “mamá” y recibe una llamada sorpresa de su hijo.

El arreo hasta el campamento de Piedra Pintada muestra por un lado la gran habilidad que el grupo ha adquirido ya sobre los caballos y en la conducción de las vacas. Pero por otra parte pone de manifiesto que los enfrentamientos no han cesado. Pese a que Oleg se ha acercado más a su madre, su carácter arrogante provoca constantes discusiones con distintos miembros del grupo y cada vez está más marginado. Ana Mari no está dispuesta a soportar su arrogancia y entre los dos saltan chispas:
Cristian y su madre están estancados. Cuando parece que mejora su relación, una nueva discusión plagada de insultos y faltas de respeto demuestra que están casi en el punto de partida. “He tirado la toalla” confiesa Yolanda desesperada a Manuel. El equipo decide traer a La Patagonia a Daniel, el otro hijo de Yolanda con el que Cristian compartió todos los malos ratos de la infancia con su padre. Su llegada provoca un efecto balsámico entre hijo y madre desde el momento en que le ven. Solo hace falta ver sus caras.
Por otro lado, la relación entre Hana y Ana Mari ha avanzado mucho. La psicóloga del programa les propone una terapia en las que ambas tienen que proyectar su deseo a través de barcos de papel. Las dos tienen la oportunidad de reír como nunca en un divertido día en velero. Al caer la tarde, El Cordobés es testigo de las lágrimas de Ana Mari al escuchar algo que su hija jamás la había llamado.
Jenni y su padre protagonizaron una escandalosa escena en le etapa anterior. Durante la terapia, ambos se pelearon y Antonio terminó con una herida en su pómulo. A pesar de ello, ambos se han arrepentido de lo ocurrido y están dispuestos a empezar desde cero.
Por su parte, Carlos y su madre pasan de un extremo a otro, de abrazarse a insultarse, de apoyarse a humillarse uno a otro… Carlos sigue estando demasiado consentido y Mary quiere un mayor compromiso de su hijo: le pide parte del dinero que ganarán por la venta del ganado, pero el plan termina con un nuevo enfrentamiento.