Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La agresividad de Sarah marca la segunda etapa de ‘Padres lejanos’

La hija de Antonio no controla su rabia y agrede a un cámara del programa

Montar y desmontar campamentos, conducir ganado… todo es nuevo para padres e hijos y algunos no están dispuestos a aprender. Las tensiones, ya habituales entre ellos, se agravan cuando tienen que llevar a cabo tareas duras. Los gauchos les ceden el mando de las vacas y tienen que realizar el primer arreo. El resultado es por momentos caótico.
El grupo debe recorrer 15 kilómetros y de nuevo la agresividad de Sarah marca la etapa. El coste de los destrozos que causa agrediendo a un cámara se les descontará a todos los miembros del grupo de las ganancias que obtengan de vender las vacas, algo que indigna a muchos de ellos. El caso de Sarah es tan grave que urge aplicar ya la primera terapia individual. Catalina trabaja con ella y su padre para tratar de entender por qué tiene tantos celos de su hermano. El propio guía, Manuel, cuenta cómo él también fue un chico rebelde y le mandaron a un internado, pero reaccionó y enderezó su vida.
Jenni y su padre parecían haber empezado a comunicarse sin discutir después de que él prometiera no mencionar más a su madre pero ahora aparece un nuevo obstáculo entre padre e hija: Cristian. Su relación con Jenni se intensifica y ambos pasan mucho tiempo juntos, algo que enerva a Antonio. Para ir avanzando en su relación cada pareja debe escribir un compromiso que lee en voz alta y debe cumplir. Algunos parecen comenzar a recuperar el tiempo perdido y veremos a Hana y Ana Mari reír juntas por primera vez. Otros en cambio parecen estancados o incluso retroceden.
Cuando llegan a su destino les espera una sorpresa: los campamentos se van a separar. Los padres estarán en uno y los hijos en otro y aunque podría parecer que para los chicos es un buen plan, lo cierto es que a algunos no les gusta la idea. Sarah es la primera en saltarse la norma…
Padres e hijos se enfrentarán en dos equipos y el que más terneros enlace y marque obtendrá un suculento aperitivo. Los chicos, gracias a su forma física, tienen algo de ventaja… pero la falta de autocontrol les juega siempre malas pasadas. A la hora de las evaluaciones se ve que todos tienen intención de que sus relaciones mejoren, todos intentan dejar en buen lugar a su pareja. ¿Todos? No, todas las parejas menos una. La comunicación entre los dos desconocidos que son Jenni y Antonio no va por buen camino.