Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los yemeníes también salen a la calle para exigir un cambio de gobierno

Los yemeníes salen a la calleReuters
Inspirados en las protestas de Túnez, que provocaron el abandono del poder del presidente Ben Alí, y en las manifestaciones de Egipto que tienen lugar esta semana, miles de yemeníes han salido a las calles de Saná para exigir un cambio de gobierno.
"La gente quiere un cambio de presidente", han gritado las personas congregadas en la Universidad de Saná. El presidente Alí Abdulá Saleh gobierna Yemen, el país más pobre del mundo árabe, desde hace más de 30 años.
Al menos 10.000 personas se han congregado en la Universidad de Saná, a las que se añaden unas 6.000 más que se han manifestado en otros lugares de la ciudad en actos organizados por la coalición opositora yemení.
Los manifestantes han dicho que lo que piden es un cambio político y que mejoren las condiciones de vida. En una pancarta se podía leer "Basta de jugar, basta de corrupción, mirad la distancia entre la pobreza y la riqueza", y la gente ha coreado frases como "Somos compañeros en este país y no nos someteremos a la exclusión. Mirad Túnez y lo que ha hecho, el pueblo de Yemen es más fuerte".
Las causas de las protestas
Yemen tiene una difícil situación en la que mientras el desempleo crece, las reservas de petróleo y agua se reducen. Además, casi la mitad de sus 23 millones de habitantes viven con menos de dos euros al día o menos y una tercera parte sufre hambre crónica.
La actual ola de protestas parece estar motivada por una propuesta que hicieron a finales del año pasado varios miembros del Congreso General del Pueblo para permitir que el jefe de Estado pueda permanecer en el cargo durante un número ilimitado de mandatos. El mandato de Saleh finaliza en 2013.
La coalición opositora intentó expresar su rechazo en las calles el pasado diciembre, pero no consiguió movilizar a mucha gente. Sin embargo, los hechos ocurridos en Túnez parecen haber ofrecido ahora el impulso necesario.