Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'webs' de descargas se cerrarán con orden judicial

Francia aprueba la ley contra las descargas ilegalesCuatro
Según publica este lunes el diario 'El País', el Gobierno ya tiene perfilado el procedimiento para bloquear páginas web faciliten sin permiso la descarga de archivos sujetos a derechos de autor como películas, canciones o videojuegos.
El modelo permitirá el bloqueo de las páginas o la retirada de contenidos ilícitos por un procedimiento rápido, menos de un mes, a propuesta de la Comisión de la Propiedad Intelectual, pero con autorización judicial previa.
Este organismo administrativo tendrá la potestad de pedir autorización judicial para que la página web que vulnere los derechos de propiedad intelectual retire los contenidos ilícitos o, en su caso, sea bloqueada. El juez deberá decidir si la solicitud está fundamentada, si la Comisión es competente para pedir el bloqueo de esa página y si al hacerlo no se vulnera ningún derecho fundamental. A continuación se llevará a cabo el procedimiento ordinario.
Similar para paralizar obras
Este modelo de la autorización judicial para adoptar una medida cautelar es el que emplean los ayuntamientos para la paralización de una obra o el que permite la retirada de anuncios y campañas publicitarias ilícitas, bien por tratarse de publicidad falsa o porque difunden mensajes que dañan la reputación de una persona o una entidad.
En ambos casos, la petición proviene de un organismo administrativo o un particular: Instituto Nacional de Consumo, ayuntamientos, asociaciones de consumidores o titulares de un derecho o de un interés legítimo, entre otros.
Para pedir la cesación de la actividad es preciso una autorización judicial previa, aunque el juez no entra en el fondo del asunto, sino que sólo decide si el organismo solicitante es pertinente para pedir la suspensión, y con ésta no se vulnera algún derecho fundamental.