Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vuelta 'clandestina' de Zelaya revoluciona Honduras

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, llegó al país casi en la clandestinidad pero ahora se quiere dejar notar ante sus enemigos. Desde la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece refugiado, Zelaya ha advertido que "nadie" le sacará de Honduras y que no descansará "ni un minuto" hasta acabar con el Gobierno 'de facto' representado por Roberto Micheletti.
Mientras, el presidente interino de Honduras insta al Gobierno de Brasil a entregar a las autoridades de Tegucigalpa al mandatario depuesto hondureño. El presidente brasileño, Luiz Inazio Lula da Silva, ya ha respondido que exige al Ejecutivo de Micheletti que "no toque" su embajada.
Se reabre la herida
El regreso de Zelaya ha supuesto la vuelta a las calles de partidarios y detractores del actual Gobierno. De hecho, las fuerzas de seguridad hondureñas han tenido que desalojar violentamente a los cientos de manifestantes que se mantenían en las puertas de la embajada de Brasil en Tegucigalpa. Los policías han hecho uso de tanquetas que disparan agua a presión y gases lacrimógenos.
Como se esperaba, ha anunciado que extenderá a casi todo el día del martes el toque de queda impuesto tras el sorpresivo regreso del depuesto presidente. Además, Roberto Micheletti ha informado del cierre de los cuatro aeropuertos internacionales que tiene el país, tras el regreso del derrocado presidente.
El Ejecutivo de Micheletti está desplegando todo su poder para evitar que crezca la fuerza de los contrarios a su mandato. Por ello, según denuncia el director del canal 36 hondureño, la gente del presidente golpista ha cortado la luz de este canal de comunicación contrario a sus intereses.
Oleada contra Zelaya
Por otra parte, el Ejecutivo 'de facto' quiere que Zelaya rinda cuentas con la justicia. La Fiscalía de Honduras considera que el presidente depuesto está obligado a comparecer ante la justicia para responder por los delitos de corrupción que se le imputan y por sus supuestas violaciones a la Constitución.
"Si (Zelaya) viene y se presenta, comparecemos ante los órganos judiciales y punto", ha aclarado el fiscal especial contra la Corrupción, Henry Salgado, al recordar que "hay una orden judicial que nosotros creemos que tendría que ser ejecutada".
Expulsado de Honduras

Zelaya fue sorprendido en su casa el pasado 28 de junio siendo obligado a tomar un avión que le trasladó a Costa Rica. Desde entonces han sido tres las veces que el depuesto mandatario ha intentado ingresar en Honduras aunque hasta el momento sin éxito debido a la postura del Gobierno interino que rechaza su vuelta.