Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncian que una rata enorme merodeaba entre la comida que les acababan de servir

Imagina que vas todas las semanas al mismo establecimiento a comer. Que este establecimiento abre las 24 horas y que en tu última visita al local, decides ir acompañado de un buen amigo. Ahora, en un último esfuerzo, imagina… aunque sea por unos instantes, que una rata de considerables proporciones merodea por la comida que te acaban de servir…

Es desagradable. Pero también real. Eso fue exactamente lo que le ocurrió a Jason Clohessy, un joven de 16 años residente en el barrio de Fresh Meadows, en Queens, Nueva York.

Iba con su amigo Lawrence Conway, pidieron algo de comer y se sentaron para disfrutar del almuerzo. Sin embargo, nada estaría tan lejos de esto último.

“Una rata merodeaba alrededor, por encima de todo”, sobre la comida que les acababan de servir.
Al percatarse, Jason inmediatamente se lo contó a su amigo, que en un primer momento se mostraba escéptico, sin querer creer lo que estaba diciendo hasta que lo vio con sus propios ojos. “Le dije, está detrás de ti, y dejó la comida inmediatamente”, cuenta, en declaraciones recogidas por New York PIX 11.

Inmediatamente, el joven decidió coger su iPhone y comenzó a grabar la escena, que terminó publicando en Facebook para advertir a todos los usuarios y a todos aquellos que como él, comían habitualmente en el establecimiento.

“Sentí dolor de estómago porque es realmente desagradable y solía ir allí cada semana”. “Cada día veo a gente comer allí y creo que es inadmisible que puedas ponerte enfermo por ello”, afirma, justificando su publicación en las redes sociales.

Tras el suceso, los jóvenes reclamaron el dinero al trabajador del local, que inmediatamente accedió a devolverles lo que habían pagado. No obstante, ‘el mal está hecho’, aseguran, y no volverán a pisar el lugar.