Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se perdió su graduación por un retraso en el metro, pero los pasajeros lo celebraron con él

‘Al mal tiempo buena cara’. Algo así fue lo que debió pensar Jerich Marco Alcantara, un joven de 22 años que se perdió su graduación por un retraso en el metro de Nueva York.

La ley de Murphy pareció querer hacer acto de presencia y aquello de que ‘si algo puede salir mal, saldrá mal’, se cumplió a través de una serie de sucesos desafortunados.

Según explicó Jerich en un relato recogido por ABC7, el convoy en el que se encontraba, – en la línea E en Queens–, estuvo parado durante aproximadamente 90 minutos después de que intentasen arreglar un fallo técnico que provocó que los frenos de emergencia se activasen.
Tras los esfuerzos por solucionar el problema, finalmente el servicio de transporte decidió enviar otro metro de recate con el fin de que los pasajeros fuesen trasladados para proseguir su viaje desde éste.

Sin embargo, así las cosas, no sólo tardó entre 20 y 25 minutos en llegar, sino que también experimentó retrasos debido a problemas de señalización en la siguiente estación.

Todo ello mientras Jerich iba ataviado con la indumentaria de la universidad Hunter College, birrete incluido, algo que, evidentemente, no pasó desapercibido para casi ninguno de los que compartían vagón con él.

“Todo el mundo parecía muy molesto, y para entonces la graduación ya había empezado hacía aproximadamente una hora”, afirma Jerich.


Así que, asumiendo la situación, decidió hacer lo que resultó ser lo más inteligente:

“Creí que debía subir el ánimo así que les agradecí a todos haber venido a mi graduación y les dije lo mucho que significaba para mí. Así que empezaron aplaudir”.

Así, el metro vivió de repente una escena insólita, donde buena parte de los presentes comenzaron a realizarse fotos con el estudiante y darle besos y abrazos, cambiando lo que era una situación desesperante en una verdaderamente gratificante.

“He sido testigo de muchas cosas en el metro pero este momento fue muy especial. Fue genial ver cómo todos nos juntábamos en torno a él. Se lo merecía”, ha contado Nadiya Afzal, quien compartió la grabación de la escena a través de Facebook.

“Pobre chico, se perdió la graduación por culpa de un retraso en el metro esta mañana, así que hicimos una graduación para él en el vagón”, escribió en la publicación, que supera con creces el millón de reproducciones.