Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El violador de La Paz era el violador del ascensor

Anoche le detuvieron. El que causó la alarma  a principios de año  con dos violaciones consumadas y dos tentativas en el barrio de La  Paz en Madrid,  el mismo que ven de espaldas y que tiene  59 años. Aquí le ven de frente 20 años atrás.  Es este el violador del ascensor.  A los 19 años cometió su primera agresión. A mediados de los 90 fue condenado definitivamente por asesinar a Marta Obregón de 22 años y a Leticia Lebrato de 17 y violar a otras 13 jóvenes. Le condenaron a 273 años pero cumplió 21. A él como a tantos otros terroristas y violadores en serie no se le aplicó retroactivamente la mal llamada doctrina Parot, nombre de un terrorista de ETA. No deja de ser un disparate que una doctrina jurídica lleve el nombre de un asesino y no de un jurista. Debería llamarse  doctrina Melgar pues fue este magistrado el que a través de su sentencia del Tribunal Supremo de febrero de 2006 dijo que los beneficios penitenciarios debían computarse sobre el total de la condena y no sobre el máximo de 30 años de permanencia en prisión del código penal, ya derogado, de 1973.