Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los videojuegos, cada vez menos violentos

Los datos rompen el tópico que une infancia y violencia vía videojuegos
Anoche en Los Angeles, Grand Theft Auto IV se convertía en el mejor videojuego del año en los premios Spike, unos Oscars de esa disciplina. Muchos medios se han quedado con el titular de "la violencia premiada", aunque la letra pequeña rompe ese cliché.
El consumo de los videojuegos educativos se está disparando, está subiendo la media de edad de los jugadores y éstos ya no juegan solos, sino en familia. Aprender a cocinar, a tocar un instrumento, y hacer ejercicio, físico y mental, son algunas de las propuestas de los juegos más populares.
El año pasado se vendieron en todo el mundo más de 48 millones de videojuegos educativos. Esta cifra, según las previsiones, se disparará estas navidades. Los de música, cocina y habilidades mentales ya están desde hace meses entre los 10 más vendidos en España; son divertidos y los pedagogos los recomiendan.
"Tenemos que ser capaces de introducir en el sistema educativo y en el aprendizaje de los jóvenes todo lo que de positivo brindan los videojuegos" asegura la ministra de Educación, Elena Cabrera.
Otro de los puntos a favor de estos videojuegos es que se juegan habitualmente en familia. El 85% de los jugadores españoles que son padres juegan y aprenden con sus hijos.