Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los populares valencianos piden la reprobación del portavoz socialista en el Parlament por levantar el secreto de sumario de la trama 'Gürtel'

Piden la reprobación de Luna en el Parlamentcuatro.com
El portavoz popular en las Cortes valencianas, Rafael Blasco, ha presentado este miércoles una propuesta de reprobación de su homólogo socialista, Ángel Luna, que ha sido aprobada por el pleno por 48 votos a favor y ninguno en contra al haber abandonado el hemiciclo los integrantes del PSPV y de Compromís pel País Valenci (CPV) momentos antes de la discusión de la iniciativa popular.
En su exposición, Blasco ha señalado que Luna "debió pedir excusas por algunas de sus manifestaciones en esta Cámara" y añadido que "es de extrema gravedad mostrar documentos y referir hechos bajo secreto de sumario" y que no conocían ni siquiera las personas involucradas en el propio proceso judicial, en relación con el informe sobre blanqueo de capitales que Luna exhibió en la tribuna y que pertenece a los documentos bajo secreto de sumario del "caso Gürtel".
"Desde hace más de un año este diputado ha hecho acusaciones muy graves e incluso ha manipulado informes de la Sindicatura de Cuentas", ha añadido el portavoz popular.
"Delirante y lamentable"
Según Blasco, "Luna ha llegado a decir que está dispuesto a pagar de su bolsillo por cualquier información que pueda ser útil para descalificar al PP", lo que ha tachado como algo "tan delirante como lamentable".
En este sentido, ha añadido que "Luna en ningún momento ha pretendido establecer la verdad, sino sembrar la falsa confusión con insultos y descalificaciones que no deben ampararse en la inviolabilidad parlamentaria, sino excluirse".
"Debe ser muy duro llevar 15 años en la oposición", ha espetado, y añadió que en próximas elecciones autonómicas arrojarán los mismos resultados contra el PSPV.
En su opinión, los socialistas valencianos "recurrieron a escándalos para disimular sus carencias políticas" y ha defendido que "esta reprobación no la está realizando sólo el Grupo Parlamentario Popular, sino que la está realizando la inmensa mayoría de la sociedad valenciana aquí representada", ha concluido.
El origen: los trajes de Camps
El conflicto deviene del anuncio que el Tribunal Supremo hizo ayer, en el que aseguró que el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, pudo cometer cohecho al recibir los famosos trajes. Ya que para incurrir en este delito basta "con la aceptación de un regalo entregado en consideración a la función o cargo desempeñado.
Así lo aseguran los magistrados de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal en la sentencia por la que ordenan al TSJCV reabrir la investigación contra el presidente de la Generalitat Valenciana y otros miembros de su Gobierno por haber recibido supuestamente trajes y regalos de la trama 'Gürtel', una decisión cuyo fallo fue adelantado la semana pasada. La resolución hecha pública este martes, de la que ha sido ponente el propio presidente de la Sala de lo Penal, el magistrado Juan Saavedra, asegura que la interpretación de la Ley efectuada por el TSJCV es "contraria" a la jurisprudencia desarrollada sobre el cohecho pasivo impropio.
El Alto Tribunal valenciano decidió en agosto pasado archivar la investigación al considerar que, para poder apreciar la comisión de un delito de cohecho, se debía demostrar que Camps y los miembros de su Gobierno ofrecieron a los responsables del "caso Gürtel" alguna contraprestación por sus regalos. Pero el Tribunal Supremo, después de estimar los recursos interpuestos por la Fiscalía y por varios socialistas valencianos, establece que el mero hecho de recibir un regalo en atención al cargo que se desempeña constituye por sí solo un delito de cohecho, independientemente de haber ofrecido o no algo a cambio.