Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una asociación de ultraderecha fuerza la imputación de López Garrido por prevaricación

Garrido comenta la situación en AfganistánCuatro
El Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid ha citado en calidad de imputado el próximo 4 de diciembre al secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, para interrogarle en relación con una querella interpuesta por el Centro Jurídico Tomás Moro. El juez considera que la querella reúne los requisitos formales para ser admitida a trámite, puesto que los hechos denunciados podrían ser constitutivos de delito.
Esta asociación de ultraderecha le acusa de un supuesto delito de prevaricación en la concesión de ayudas a varias fundaciones tales como FAES, la Universidad de Navarra o el CEU. Sin embargo, la asociación pone el acento en dos ayudas con importes de 60.000 y 18.000 euros otorgadas a la Fundación Alternativas, a la que perteneció el propio Garrido. Los ultraderechistas añaden que Garrido vulneró la ley de incompatibilidades al otorgar fondos desde su puesto en el Gobierno a la Fundación Alternativas, de la que era miembro.
El Centro Jurídico Tomás Moro autodeclara en su web que sus objetivos son "la defensa de los valores de la Familia, de la Vida y de la Libertad de los padres para elegir la Educación que desean para sus hijos". Esta asociación que se ha personado en varias causas contra clínicas abortistas.
Garrido, muy tranquilo
En declaraciones a los periodistas en el Senado Diego López Garrido ha afirmado que está "absolutamente tranquilo" al estar "todo clarísimo". "Tengo que ver los papeles y haré declaraciones cuando lo haya hecho" se ha limitado a decir el secretario de Estado.
López Garrido aseguró la semana pasada en un acto público en Madrid que abandonó el patronato de la fundación ligada a la izquierda poco después de llegar al Gobierno. Según su testimonio, comunicó que se daba de baja como patrono en una carta enviada a la Fundación Alternativas el 18 de abril de 2008, cuatro días después de tomar posesión de su cargo de secretario de Estado, por lo que no cometió ninguna irregularidad.