Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los últimos presos abandonan la histórica Modelo de Barcelona

Los últimos presos abandonan la histórica Modelo de Barcelona. Mañana cumpliría 113 años si no fuera porque cierra. Sus muros quedarán vacíos de presos y funcionarios tras más de un siglo ocupando dos manzanas en pleno centro de la ciudad. Se levantó en 1904 para recluir a presos políticos. En sus celdas han dormido dos presidentes de la Generalitat: Lluís Companys en 1930 y Jordi Pujol en los 60. Durante la Dictadura, se llenó de comunistas y antifranquistas. Aquí murió Salvador Puig Antich, el último ejecutado a garrote vil. Diez minutos antes, también agarrotado, moría el preso que inspiró La Torna dels Joglars. Se burlaron del garrote vil y fueron condenados por injúrias al Ejército, y en la Modelo, cumplieron condena. Con la democracia, llegaron años duros. Los de la heroina y atracadores que se hicieron un nombre. Como Juan José Moreno Cuenca, el Vaquilla o Dieguito, el malo. Protagonistas del cine quinqui y de decenas de fugas y motines. Historias intramuros que hay quien no quiere que se olviden. Encima de la mesa está convertir la cárcel en un punto de memoria antifranquista. La última palabra la tendrá el Ayuntamiento de Barcelona.