Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas de Gadafi y los rebeldes luchan por el control del este de Libia

El líder libio, el coronel Muamar el Gadafi,ha apareciendo en la televisión estatal rodeado de un grupo de partidarios en el interior de un edificio de Trípoli, mientras sus tropas atacan el este del país.
Las fuerzas leales a Muamar el Gadafi se dirigen hacia Adjabiya, una ciudad de mediano tamaño del este de Libia donde los grupos opositores controlan una importante base militar y un depósito de armas.
Poco antes, las tropas de Gadafi entraron en Brega, una ciudad situada a 65 kilómetros de Adjabiya que había sido ocupada por las fuerzas rebeldes desde poco después de los inicios de las movilizaciones contra Gadafi, a mediados de febrero. Los militares del dirigente libio mantienen una intensa batalla con los grupos disidentes en Brega, donde la recuperación de la ciudad por parte de las tropas de Gadafi está más cerca que nunca.
De hecho, la televisión estatal libia ha asegurado que las fuerzas leales al régimen han conseguido hacerse con el control del puerto y el aeropuerto de Brega.
Según las cadenas de televisión Al Yazira y BBC, varios aviones de combate han bombardeado Ajdabiya, que se ha convertido en un importante objetivo para las fuerzas gubernamentales. Las tropas de Gadafi han bombardeado hasta en tres ocasiones esta ciudad en los últimos diez días.
Los disidentes han respondido a estos bombardeos con sus antiaéreos y han desplegado carros de combate en la zona, mientras intentan comprobar si las tropas de Gadafi deciden atacar de inmediato Ajdabiya o están esperando refuerzos, tras la batalla de Brega.
El régimen niega los bombardeos
No obstante, el régimen libio califica de "falsas" las informaciones sobre la ofensiva contra Brega y Ajdabiya. Saif al Islam Gadafi, hijo del líder libio, Muamar Gadafi, ha asegurado que el Gobierno está controlando la situación, que Trípoli y el resto del país están "en calma" y que únicamente hay "un poco de desorden en el este que se resolverá pronto".
"Todo está en calma, visiten Trípoli y vean las otras ciudades", declaró este miércoles a la cadena de radio France Inter. "Hay un poco de desorden en el este, pero se resolverá pronto", agregó Saif al Islam. Asimismo, negó que la fuerza aérea haya bombardeado zonas.
Misrata está "plenamente liberada"
Por otra parte, la localidad de Misrata, en el oeste de Libia, está "plenamente liberada del régimen" pero continúan los escarceos de los grupos de partidarios del líder libio, Muamar el Gadafi, en los alrededores de la ciudad, según informaron este miércoles fuentes opositoras a la BBC.
Un disidente que participa en la defensa de la ciudad, Salé Abdulaziz, ha confirmado a la televisión pública británica que las fuerzas de Gadafi intentan recuperar algunas de las posiciones perdidas en los últimos días.
Se acentúa el gran desastre humanitario
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, ha hecho un llamamiento a una evacuación masiva de los extranjeros en Libia, en el contexto de la grave crisis política que vive el país, controlado por los rebeldes en unos puntos y por el mandatario, Muamar el Gadafi, en otros.
"Necesitamos una evacuación masiva porque estamos presenciando un gran desastre humanitario", dijo Guterres, en una entrevista telefónica concedida a la cadena británica BBC, en referencia al incremento de la violencia entre las fuerzas opositoras y las leales al régimen.
Junto con la Organización Internacional de Migración (OIM), ACNUR ha solicitado a los gobiernos extranjeros que aporten "financiación y logística, incluyendo aviones, barcos y personal especializado", para coordinar la respuesta a este éxodo de población.
ACNUR calcula que desde que estallaron las revueltas, el pasado 17 de febrero, unas 140.000 personas han abandonado Libia, unas 75.000 hacia Túnez y otras 70.000 hacia Egipto. No obstante, trabajadores extranjeros permanecen todavía en el país árabe.
España congelará los bienes de Gadafi
Además, España bloqueará el uso de los terrenos que el coronel Muamar el Gadafi tiene en Benahavís, provincia de Málaga, con el objetivo de que su régimen no pueda hacer uso de ellos ni obtener ningún beneficio por su venta o alquiler, han informado fuentes diplomáticas.
El Estado libio tiene registrada a su nombre desde hace más de 20 años la finca La Resinera, unos terrenos sin edificar de 6.500 hectáreas, en 500 de las cuales se prevé la construcción de 1.915 casas adosadas, un campo de golf y un palacio de congresos en una superficie de 500 hectáreas.
El Ejecutivo también congelará aquellos activos financieros que el régimen de Gadafi pueda tener en España, han añadido las mismas fuentes.
El personal diplomático español se retira de Libia
El embajador de España en Libia, Luis Francisco García Cerezo, y el personal que queda en la legación diplomática regresan este miércoles a Madrid, han informado fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.
El grupo integrado por quince personas sale este mediodía de Trípoli a bordo de un avión español, según las fuentes. Con el embajador irán su esposa, cuatro policías, cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO), el consejero de seguridad, otros dos agentes y dos empleados.