Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado triplica su déficit en un sólo mes y registra un saldo negativo de 19.543 millones

El Estado registró un déficit de 19.543 millones de euros hasta mayo, en términos de Contabilidad Nacional, el 1,78 por ciento del PIB, lo que supone triplicar el déficit registrado en abril (0,6 por ciento del PIB).
Además, este dato contrasta con el superávit de 2.957 millones de euros del mismo periodo del año anterior, según los datos ofrecidos por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.
Este resultado fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 64.901 millones de euros, un 13 por ciento más, mientras que los ingresos sumaron 45.358 millones de euros, lo que supone una caída del 24,9 por ciento.
Caída de los ingresos

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 19.102 millones de euros, frente al superávit de 3.185 millones registrado entre enero y mayo del 2008.
Durante su intervención, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos aseguró que los datos de mayo confirman la tendencia marcada en el primer cuatrimestre del año y que son consecuencia de la negativa evolución de los ingresos y del esfuerzo fiscal que ha llevado a cabo el Ejecutivo para hacer frente al ajuste.
Por las medidas del Gobierno
De hecho, Ocaña ha asegurado que el déficit obtenido debe analizarse teniendo en cuenta el impacto de las medidas anunciadas por el Gobierno que, según dijo, explican la mitad del déficit, así como por la menor recaudación derivada de la situación económica actual, que explica la otra mitad del déficit en estos cinco primeros meses.
El secretario de Estado recordó además que el Gobierno no suele hacer previsiones de cierre del año sobre déficit, pero que este año el entorno "volátil y cambiante" ha obligado al Ejecutivo a hacer unas estimaciones que, de cara al 2009, apuntan a un déficit del Estado del 8,1 por ciento.
Ocaña ha recordado que uno de los principales objetivos del Gobierno desde el año 2004 ha sido sanear las cuentas públicas, lo que ha permitido al Gobierno afrontar con cierta comodidad la necesidad de acometer el impulso económico y moderar así su impacto en la recesión.
El IRPF y el IVA caen
La recaudación neta ascendió a 69.482 millones de euros, un 15,7 por ciento menos, ya que los impuestos directos sumaron 34.276 millones, lo que supone un descenso del 15,3 por ciento. En concreto, la recaudación por IRPF cayó un 14,6 por ciento, hasta los 27.692 millones, debido a la caída de las retenciones de trabajo por la deducción de 400 euros, así como por la debilidad del mercado laboral.
La recaudación del Impuesto de Sociedades, por su parte, cayó un 20,7 por ciento, aunque el dato, según Ocaña, debe homogeneizarse con la ampliación del plazo de presentación del primer pago fraccionado en 2008 hasta el 5 de mayo y por la desaparición en 2009 de la libertad de opción del pago al 18 por ciento de la última cuota líquida del impuesto.
Por su parte, los ingresos indirectos alcanzaron los 27.185 millones hasta mayo, un 23,6 por ciento menos que en 2008. En concreto, la recaudación por IVA fue de 18.421 millones de euros, un 30 por ciento menos que en 2008 debido, en parte, a la devolución mensual del IVA introducida en este ejercicio.