Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tráfico de órganos, causas y formas de prevenirlo

El Consejo de Europa y Naciones Unidas denuncian en un informe conjunto el "vacío legal" existente en muchos países respecto al tráfico de órganos. En él, se alude a la falta de recursos y medidas legales para combatir este fenómeno.
El documento de 98 páginas, presentado el día 13 de octubre en la sede de la ONU, aboga por la implantación en todas las legislaciones nacionales, de un principio básico que prohíba explícitamente generar ganancias económicas mediante cuerpos u órganos humanos.
Promover la donación de órganos
A la vez, este informe propone fomentar la donación de órganos, así como el establecimiento de medidas específicas que faciliten esta práctica. La cooperación internacional será decisiva en este aspecto.
Como afirma Arthur Caplan, uno de los autores del informe: "El problema del tráfico se debe a la escasez de órganos para trasplantes, que en algunos países son casi inexistentes". A medida que los avances médicos permiten que cada vez más patologías se puedan atajar mediante trasplantes, la demanda de órganos crece proporcionalmente. Por tanto, si se quiere erradicar el tráfico de órganos, debe antes abordarse el problema de la escasez de los mismos.
España como paradigma
En este aspecto, el documento expone como ejemplo a seguir, el programa llevado a cabo en España, el mayor donante de órganos de toda Europa. El gran éxito de España en esta materia es el principio de la "presunción de donante", por el que toda persona será potencialmente donante, mientras no se especifique lo contrario.
El informe también denuncia la escasez de datos oficiales a nivel internacional con los que medir rigurosamente el tráfico de órganos. El punto de partida para combatir este fenómeno debe ser el acuerdo de una definición universal del "tráfico de órganos, tejidos y células", que permita una lucha conjunta contra estas prácticas.