Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajos de rescate de los mineros chilenos avanzan poco a poco

Los equipos de rescate han informado de que han recibido ya rellenos los 33 formularios médicos para calibrar el estado de salud de los mineros, que llevan atrapados en la mina San José de la localidad de Copiapó (norte de Chile) desde que se produjera un accidente el pasado día 5 de agosto.
El pasado domingo, cuando el presidente del país, Sebastián Piñera, confirmó que la primera sonda había llegado hasta el refugio subterráneo y que los mineros estaban vivos, el mandatario afirmó que su estado de salud era bueno.
Sin embargo, debido a las altas temperaturas que existen en el lugar en el que se encuentran y a su elevado tiempo de aislamiento, el proceso de rehidratación habrá de realizarse en cinco fases para evaluar su tolerancia a los líquidos y el volumen y duración de cada dosis.
El rescate puede durar cuatro meses
Según las autoridades, los trabajos de rescate podrían demorarse durante tres o cuatro meses, informa el periódico local 'La Tercera'.
Por su parte, el diputado del Partido Demócrata Cristiano, Fuad Chahín, ha informado de que próximamente presentará en la Cámara de los Diputados un proyecto de ley para que se le paguen pensiones de gracia a estos 33 mineros.
Este anuncio ha sido realizado el mismo día en que la compañía propietaria de la mina, San Esteban, ha anunciado que quizá se vea obligada a declararse en quiebra y no pueda pagarle ninguna indemnización a los mineros.
El embajador de Chile en España, Sergio Romero, ha precisado que el país está empleando sus mejores hombres y la mejor tecnología en el campo minero, así como la mejor ingeniería y maquinaria que existe en el país.
El embajador ha afirmado que el rescate de los 33 mineros que llevan 18 días atrapados a casi 700 metros bajo tierra al norte de Chile requiere "no sólo esfuerzo de un país, sino que sería aleccionador y gratificante poder contar con la colaboración internacional".