Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tiroteo en Leitza pudo ser un montaje del agente herido

Un miembro de la Guardia civil ha resultado herido este domingo de bala en un brazo en un suceso que, aunque en un principio se ha atribuido a un atentado, las investigaciones que todavía continúan parecen apuntar a un posible montaje del agente, según fuentes de la lucha antiterrorista.
A la espera de una versión definitiva de los hechos, el suceso ha tenido lugar sobre las 3:30 horas de la madrugada de este domingo cuando el agente, de 34 años y cuya identidad responde a las iniciales S.M.O., realizaba labores de vigilancia por las inmediaciones de la casa cuartel de esta pequeña localidad, situada a 46 kilómetros de Pamplona, al norte de Navarra.
Según su versión, sorprendió a unos terroristas que se disponían a colocar un artefacto explosivo y fue tiroteado, recibiendo un disparo en el antebrazo izquierdo y otro que impactó en su chaleco antibalas, a la altura del tórax.
Esta interpretación llevó a la Guardia Civil a acordonar la zona e iniciar, ya con la luz del día, un rastreo por el monte en el que se localizó lo que parecía ser un dispositivo de tubos lanzaderas de los que se utilizan para impulsar granadas.
Mientras tanto, las instituciones navarras y los partidos políticos navarros reaccionaban para condenar el regreso de la violencia a una localidad en la que en julio de 2001 fue asesinado por ETA el concejal de UPN José Javier Múgica y un año más tarde, en septiembre de 2002, el guardia civil Juan Carlos Beiro.
Sin embargo, con el transcurso de las horas, la investigación iniciada por la Guardia Civil fue acumulando cada vez más indicios que hacían descartar la hipótesis del atentado y apoyaban la posibilidad de un montaje creado por el propio agente, ya que se constató que la munición encontrada en el lugar de los hechos es la habitual en la Guardia Civil y no en ETA.
Además, el artefacto localizado era un tubo de PVC, que trataba de simular un lanzagranadas, y no contaba con ninguno de los dispositivos que suelen contener estas armas. Los investigadores han confirmado también que el disparo recibido por el agente ha sido efectuado a tan sólo un metro de distancia y que el tiro detectado en su chaleco antibalas no le había dejado en el tórax el inevitable hematoma que produce este tipo de impactos.
La existencia de una sola herida de bala fue también confirmada por el director médico del Hospital de Navarra, Ignacio Yurs, después de que el agente quedara ingresado en una planta de este centro, con pronóstico "menos grave", tras ser intervenido quirúrgicamente.
El parte médico ha confirmado que en el Servicio de Urgencias, adonde llegó consciente y con las constantes vitales mantenidas, se le apreció una "herida con dos orificios, uno de entrada en la cara ventral y otro de salida por la dorsal del antebrazo izquierdo, sin apreciarse ningún otro tipo de herida".
Tras una exploración radiológica, se confirmó una "fractura abierta y conminuta de cúbito izquierdo", de la que se le intervino quirúrgicamente para practicarle la limpieza de la herida y colocarle un fijador externo.