Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los etarras tirotearon a la policía francesa después de que los agentes lograran retener a cuatro de los terroristas

GendarmesCNN+
La banda terrorista ETA ha vuelto a matar. Anoche, un policía francés falleció en la localidad de Dammarie-lès-Lys, al sur de París, durante un tiroteo con varios presuntos miembros de ETA que intentaban robar un vehículo, según informó fuentes de la lucha antiterrorista.
Uno de los presuntos etarras, Joseba Fernández Aspurz, ha sido detenido, mientras que sus acompañantes, posiblemente diez, consiguieron huir, según las mismas fuentes. "Pensamos en un 'comando' de al menos seis personas, puede que diez, entre ellas una mujer, porque había seis vehículos robados" aseguran fuentes policiales. El enfrentamiento contra la policía francesa provocó la muerte de un jefe de brigada y otro agente resultó herido de bala, según informan medios franceses.
El detenido estaba huido de la Justicia española y se le relaciona con actos de 'kale borroka' en Navarra. Está acusado de atacar con artefactos incendiarios a dos policías forales en Pamplona el 9 de marzo de 2009, día en el que se celebraron las últimas elecciones generales. Los agentes se incautaron del arma del presunto autor de los disparos, una 357 Magnun de calibre 11.43 milímetros.
Los gendarmes retenían a cuatro etarras
Los hechos ocurrieron a las 19.15 horas cerca de Dammarie-les-Lys, en el departamento francés de Seine-et-Marne (sur de París), en las proximidades de un taller especializado en la reventa de vehículos usados.
Los agentes de la policía francesa llegaron a retener a cuatro etarras antes de que se iniciara el tiroteo en el que resultó mortalmente herido el gendarme Jean-Serge Nérin.
Los gendarmes rodearon y empezaron a identificar a los cuatro presuntos etarras cuando se encontraban en un arcén intentando repostar con garrafas cuatro coches supuestamente robados minutos antes en el concesionario de la localidad francesa.
Fue en ese momento cuando los gendarmes fueron abordados por otros dos vehículos, en los que, según las fuentes consultadas, viajaban entre tres y cuatro terroristas, elevando el número total de presuntos etarras que participaban en el robo a entre siete y ocho.
Tras el tiroteo, varios de los etarras que habían sido retenidos huyeron a pie y otros se subieron a los coches en los que viajaban los otros terroristas. Los agentes franceses consiguieron detener a un único etarra, Joseba Fernández Adurz, cuya identidad ha sido plenamente confirmada.
Abandonaron cuatro vehículos
Los terroristas abandonaron en el lugar de los hechos cuatro de los seis vehículos que habían conseguido sustraer del concesionario.
En su interior, la policía gala ha encontrado varias armas, entre ellas una pistola de las robadas por la banda terrorista en la localidad francesa de Vaubert en octubre de 2006, lo que viene a reforzar la autoría de ETA.
No se han encontrado explosivos, algo lógico al tratarse de una operación logística de la banda terrorista. Los investigadores franceses buscan huellas en el interior de los vehículos para tratar de identificar a los etarras huidos.
Primer policía francés muerto
El jefe de brigada de la policía francesa fallecido es el primer miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad franceses que muere a manos de la banda terrorista. Antes de esta ocasión, la organización terrorista había protagonizado ya siete tiroteos contra las Fuerzas de Seguridad francesas desde el año 2001.
El más importante de ellos fue el registrado en diciembre de 2007, cuando la banda terrorista asesinó en Capbreton, al suroeste de Francia, a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno tras ser tiroteados por dos pistoleros de ETA después de que éstos hubieran sospechado del seguimiento de las fuerzas de seguridad.
Ambos agentes de la Benemérita participaban en un dispositivo de vigilancia antiterrorista en el marco de una operación, en coordinación con los agentes de Información de la Gendarmería francesa, que no iba a culminar con una detención inminente.
Otros tiroteos con la policía francesa
Además, el año pasado, dos presuntos miembros de ETA hirieron a un gendarme con un tiro en la mano el 8 de junio en el departamento francés de Lozede cuando los agentes sorprendieron a los etarras robando un vehículo que tenía las llaves puestas en Sainte-Enimie.
En octubre de 2004, dos etarras tirotearon en Tarbes a una patrulla motorizada de la Gendarmería cuando dieronel alto a su vehículo, aunque no se registraron heridos.
En noviembre 2001, los etarras protagonizaron un tiroteo contra una patrulla de la Gendarmería cerca del aeropuerto de Pau y diez días después, el 28 de ese mismo mes, un gendarme resultó herido de gravedad en un tiroteo con miembros de ETA en la localidad de Lucq-de-Barn, en el suroeste del país. Por estos hechos, la justicia francesa condenó al ex jefe militar de ETA Juan Ibon Fernández de Iradi, Susper, a 30 años de cárcel.
Un mes después, el 6 de diciembre, se registró un nuevo tiroteo entre etarras y miembros de la Gendarmería francesa después de que los efectivos policiales dieran el alto a un turismo cerca de Auch en el que viajaban tres miembros de ETA, uno de cuales, Iñaki Lizundia, resultó herido.
El 26 de mayo de 2002, además, el etarra Ander Geresta Azurmendi disparó contra los agentes de la policía francesa que trataban de identificarle.
12 muertos desde el fin de la tregua
El jefe de brigada de la policía francesa fallecido es la duodécima víctima de la banda terrorista desde que diera por finalizada la tregua en junio de 2007.
No obstante, el 30 de diciembre de 2006 ETA volvía a asesinar tras colocar una furgoneta bomba en el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas, acabando con la vida a los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio Sivisapa, de 19 años, y de Carlos Alonso Palate, de 35. Fue el primer atentado tras la tregua que la banda terrorista hizo efectiva el 24 de marzo de 2006, después de un anuncio realizado 48 horas antes.
El atentado en Francia de anoche se produce ocho meses después de que, el 30 de julio de 2009, la banda terrorista asesinara a los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salva Lesaun, de 28 y 27 años respectivamente, frente a un cuartel de la Guardia Civil en Palmanova, en el municipio mallorquín de Calvi. ETA colocó una bomba-lapa en los bajos del coche patrulla de los agentes y accionó el mecanismo a distancia.