Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El temporal remite tras dejar hasta 315 litros por metro cuadrado en Castellón

Esta tarde la lluvia comenzará a remitir en el Mediterráneo, pero el temporal ha causado estragos en el litoral levantino y murciano. Las lluvias caídas el martes, durante todo el día en la Comunidad Valenciana han causado desbordamientos en el Júcar, han obligado a suspender las clases de 21.000 alumnos en 52 centros y han dejado hasta 315 litros por metro cuadrado en 22 horas en Burriana (Castellón), donde el municipio ha quedado aislado por carretera durante varias horas.
Por la noche, las lluvias se intensificaron en la provincia de Castellón, donde la Generalitat decretó la Preemergencia después de que la Agencia Estatal de Meteorología haya alertado por riesgo extremo por lluvias en el litoral e importante en el interior de esta provincia.
En Burriana, el gabinete de crisis convocado por Policía Local, Bomberos y Protección Civil ha realizado hasta 150 servicios y hasta 50 evacuaciones de personas, casi todos mayores y niños en viviendas, aunque alguna de coches bloqueados en la zona marítima de la localidad.
Nules, Vila-real,Castellón, Moncofa y Almassora han sido las otras localidades más afectadas, según el CCE, con viviendas inundadas y cortes de suministro de luz en las dos últimas.
Desbordamiento del Júcar
Otros incidentes en la provincia de Valencia por las fuertes lluvias han sido los desbordamientos puntuales del río Júcar en la comarca de La Ribera Alta, que no han afectado a zonas urbanas, y se han registrado hasta 200 litros por metro cuadrado en la cuenca media y baja.
Además, el río Magro, afluente del Júcar, ha alcanzado, a su paso por Algemesí, un caudal de 571 metros cúbicos por segundo.
Los bomberos tuvieron que rescatar ayer a nueve inmigrantes que se encontraban aislados a causa del temporal en una casa de campo en el término de Alzira, una zona próxima al barranco de la Casella, que se ha desbordado por las lluvias.
También en Elche (Alicante) una tromba de agua de 95 litros por metro cuadrado en poco más de una hora ha anegado la pedanía de La Marina, y ha obligado a rescatar del tejado de su vivienda a una familia británica.