Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio revela que 600 webs españolas incitan al odio

OrdenadorGtres

Un total de 600 webs, blogs, páginas de redes sociales y de vídeos españolas incitan al odio, un número que asciende hasta las 2.000 si se cuentan todos los sitios web de habla hispana y hasta las 20.000 a nivel europeo, según ha denunciado el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra. El dato coincide con la presentación de la campaña del Consejo Europeo contra el racismo y la intolerancia que arranca este jueves coincidiendo con el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

En este sentido, el director del Instituto de la Juventud (Injuve), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Rubén Urosa, ha indicado que la incitación al odio, a la intolerancia y al racismo en Internet es "un problema grave" y, aunque ha precisado que en España es "minoritario", no por esto deja de ser "preocupante". "Mientras exista una sola página web seguiremos trabajando", ha apuntado.
Urosa ha apuntado que el problema se encuentra en que cuando se cierra una página, se abre otra, sobre todo, en servidores de Canadá y de EE.UU. donde, según ha explicado, se protege mucho la libertad de expresión, tal y como queda recogido en la primera enmienda de la Constitución de los EE.UU. que impide que el Congreso promulgue ninguna ley que coarte la libertad de expresión.
Concretamente, Ibarra ha ido más allá y ha indicado que incluso en España sería necesario un cambio en el artículo 510 del Código Penal donde se castiga la "provocación" a la discriminación, al odio o a la violencia por motivos racistas, antisemitas u otros.
A su juicio, sería preciso que además de la provocación se tuviera en cuenta la "incitación" al odio.
Según ha recordado Ibarra, en el año 1998 en España solo había una página web que promovía o justificaba formas de odio y ha indicado que, ante el aumento del número de este tipo de páginas, ya en 2010, la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos de la OSCE, la Comisión Europea contra el racismo y la Intolerancia (ECRI) y la Agencia de la UE para los Derechos Fundamentales (FRA) se vieron avocadas a firmar una declaración conjunta en la que se mostraban "alarmadas" ante la utilización de Internet --redes sociales, webs-- para verter opiniones xenófobas y para el reclutamiento de jóvenes por parte de grupos racistas.
Ahora, el Consejo de Europa ha lanzado una Campaña contra la Intolerancia que deberán poner en marcha a partir de este jueves todos los Estados miembro de la UE a los que se invita desde Europa a crear comités nacionales en los que estén representados los organismos responsables de política de juventud, organizaciones de la sociedad civil, consejos de juventud, expertos en Internet, bloggers, miembros de universidades y ONG, entre otros.
Así, uno de los objetivos de la campaña, que se desarrollará hasta el verano de 2014 --cuando se celebrará un evento juvenil a nivel europeo--, será crear una especie de equipo de miles de "cibervoluntarios" que "paren el odio en Internet" a través de la difusión de contenidos positivos --valores democráticos, Derechos Humanos y tolerancia, entendida como respeto, aceptación y aprecio de la diversidad humana-- y de la denuncia de contenidos xenófobos, racistas, intolerantes.
Concretamente, será en septiembre cuando los impulsores de la campaña en España se reúnan con los diferentes órganos para marcar las líneas de trabajo. Para ello, se encerrarán en una especie de "cónclave", según ha indicado Ibarra, para obtener ideas, especialmente de los propios jóvenes, que son los principales usuarios de Internet --un 98% de 15 a 20 años están en las redes sociales-- pero que, al mismo tiempo, según ha advertido Urosa son, "aún más en el contexto actual de crisis", el público más vulnerable.