Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Uno de cada diez viajes de larga distancia son a destinos de frío"

Este año la temporada estival se ha alargado más de lo esperado (y deseado). Pero 'winter is coming' y la Navidad más y visitar las tierras heladas en las que vive Papá Noel se convierte en uno de los destinos más exquisitos. De hecho la demanda de destinos invernales se ha disparado a partir de octubre. "Uno de cada diez viajes de larga distancia son a destinos de frío", destaca David Hernández Pumarega, CEO y fundador de Pangea travel store -la tienda de viajes más grande del mundo-.
Por ello CHANCE ha estado en un encuentro con los blogueros y viajeros españoles con las mejores experiencias en destinos de frío donde nos han contado en primera persona qué se siente al ver una aurora boreal, hacer trekking sobre un glaciar o pasear en un trineo tirado por huskies. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de hablar con los bloggers de Objetivo Viajar sobre Noruega y La Gran Escapada para hablar de la Laponia en toda su inmensidad, ya que hay una Laponia noruega y una Laponia sueca que están a tan solo 350 Km del Polo Ártico. Toda una gran aventura... porque además de ver a Papá Noel, las auroras boreales, los huskies, la nieve y los renos se convierten en los grandes reclamos.
Las excursiones en trineo es algo de lo más atractivo que uno no se puede perder, junto con los paseos con las raquetas de nieve, o en moto de nieve.
¿Qué descubrir en las distintas Laponias además de ir a la casa de Papá Noel? ¿Cómo y dónde ver las auroras boreales?
Los guisos de reno, el salmón, pescar cangrejos en Kirkenes, sí pescar, dormir en un hotel de hielo y conocer la cultura del pueblo sami que mantienen desde hace siglo esa cultura y ese ambiente tan genuino, esculturas de hielo, son muchas de las ofertas que presentan estas tierras heladas.
LA LAPONIA NORUEGA
Alícia Bea Ballester de Objetivo Viajar lo tiene claro: "La Laponia noruega te llega a calar hasta lo más hondo".
Una de las propuestas más diferentes es la de pasar una noche en el Kirkenes Snowhotel, un palacio oriental con una temperatura constante de 4 grados bajo cero donde puedes dormir en una habitación de hielo decoradas completamente con personajes de Frozen, de Marilyn Monroe... y otros personajes.
Tan solo 50.000 personas han podido dormir en él. Pero recuerda que lo mejor es tardar lo menos posible en meterte en la cama. Durante la cena te explican como meterse uno dentro de un saco, algo que no es tan fácil como parece si estás a unos cuantos grados bajo cero. Por motivos de higiene te ponen una sabanita dentro del saco.
En la Laponia Noruega puedes vivir la noche más fría y más cálida. No vas a pasar frío sino calor. Con una camiseta y unas mallas térmicas son lo más indicado. Recuerda meter tu móvil en una bolsita transparente y sobre todo recuerda que una habitación de hielo no hay enchufes, a no ser que vayas a las zonas comunes.
Alícia nos da su punto de vista de lo que supuso para ella vivir esa experiencia: "Solo estás tu la cama, tú y el frío. No sé si me desperté con 10 años menos, pero si con una sensación de haber descansado plácidamente".
Las camas de hielo tienen un colchón y un aislante térmico. Por motivos de seguridad hay una luz tenue que nunca se apaga. Así que si eres de los que no puede dormir con luz, acuérdate de echarte en la maleta, el antifaz. Y por cierto no hay enchufes dentro de la habitación de hielo.
Si alguien piensa que es incapaz de dormir en un saco y una habitación de hielo puedes dormir dentro del hotel.
Las habitaciones de hielo no tienen baño... Solo están en el edificio central y todo depende de donde coja tu habitación, porque si estás cerca bien, pero si está lejos puff... Así que hay que echarle valor y llegar al edificio central para ir al baño.
La edad permitida es desde los 7 años y está abierto del 20 de diciembre al 20 de abril.
El precio de la experiencia 280 euros y el consejo de Objetivo viajar es el siguiente: "Una noche merece la pena, pero dos no hace falta".
Una de las cosas más importantes en este viaje es que uno no debe frustrarse por no ver auroras boreales, ya que aunque no tengas la suerte, el resto del viaje y su entorno merece la pena.
Aun así, las recomendaciones son irse lejos de toda la contaminación lumínica para poder disfrutar de ver la aurora boreal y las estrellas fugaces.
Y si estás durmiendo y escuchas una campana u oyes decir 'Go, go, go', levántate o deja lo que estés haciendo y acércate a la ventana más próxima o puerta a la calle porque la probabilidad de ver auroras boreales es máxima y ojalá tengas la suerte de disfrutar de la gran dama del norte que es de lo más caprichosa.
El pueblo sami es la minoría étnica más importante de Noruega que lleva viviendo en esas tierras desde hace más de mil años y sin ellos la Laponia noruega no sería lo que es.
Los conatos de modernidad no han afectado nada a ellos como cultura que respeta esas zonas y esa forma de vivir, demostrando un respeto por la naturaleza increíble con un parlamento propio.
Muy pocos se dedican al pastoreo y son los guardianes de la cultura del norte.
Se come muy bien. Los guisos entran de maravilla. El guiso, el estofado de reno es el plato predilecto.
El cangrejo real, el salmón, arenques. En menor medida carne cerdo, buey y cordero que subirán bastante la cuenta.
LA LAPONIA SUECA
Cerca del Ártico, es la segunda zona más extensa de todo el mundo. Es uno de los destinos más especiales para ver las aurores boreales y aunque no tiene una altitud tan destacada como la Laponia noruega sí que cuentan con un observatorio donde poderlas ver lejos de la contaminación lumínica: Aurora Sky Station, la estación de observación de auroras boreales de Laponia situada a 900 metros sobre el nivel del mar donde dormirás en tiendas de campaña y pequeñas cabañas.
Para llegar a su zona más septentrional hay que desplazarse hasta la ciudad de Kiruna. Hay paisajes donde ves una nieve muy diferente a la de España que va y viene sino que allí todo está tan nevado, que dejan unos paisajes sorprendentes y mágicos con esculturas de nieve. Las luces de la ciudad se acaban reflejando en el cielo.
¿ALQUILO UN COCHE EN LAPONIA?
Si te planteas o no alquilar un coche, que no te dé reparo la nieve porque se puede conducir perfectamente aunque el país esté nevado. Están acostumbrados a ello.
Es de vital importancia pensar que el frío hace que se llegue a congelar el combustible y que hay un parque destinado a poder cargar de forma eléctrica en el coche y son muy respetuosos con el medio ambiente. Lo más práctico es tener un coche eléctrico y recargarlo.
Una de las particularidades de Kiruna es que se dice que es una ciudad que se mueve. Todo se debe a que tiene la mina de hierro más importante del mundo.
Lógicamente aunque Kiruna es un pueblo precioso, lo que suelen hacen los turistas es ver auroras boreales y como no, descubrir al pueblo sami, porque además de estar en la Laponia Noruega está también en la sueca. Los samis tienen una visión muy clara de qué es la cultura sami y lo que supone, y aunque alguno no quisiera acabar como un sami por querer como diríamos aquí venir a la ciudad, al final es una cultura que acaba tirando de uno seguir con la tradición.
LLEVA DINERO EN EFECTIVO TAMBIÉN SI VAS DURANTE EL MERCADO DE JOKKMOKK
Uno de los atractivos de esta zona es viajar en el mes de febrero ya que coincidiendo con el Día Nacional Sami que se celebra el 6 de febrero, se organiza en Jokkmokk el mercado más grande del norte de Escandinavia. Ten en cuenta que no hay posibilidad de pagar con tarjeta, por lo que la idea de llevar algo de dinero en efectivo es importante.
Las excursiones en trineo, las carreras de renos en Talviti o la tradicional caravana de renos que llega hasta el Snow Stage, en el centro de Jokkmokk, son otras de las actividades.