Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los unicornios fueron reales y coexistieron con los humanos

El 'Unicornio Siberiano', Elasmotherium sibiricumcuatro.com

El hallazgo de un cráneo con 29.000 años de antigüedad por parte de un equipo de científicos rusos de un antiguo mamífero llamado 'Unicornio Siberiano' en la región de Pavlodar (Kazajistán) desmonta la antigua teoría que suponía que estos animales se extinguieron hace 350.000 años.

El 'Unicornio Siberiano', cuyo nombre científico es 'Elasmotherium sibiricum', está emparentado con la familia de los rinocerontes y su aspecto distaría mucho de la idílica imagen que todos tenemos de un unicornio.
Según las descripciones de los científicos, este mamífero tendría una estatura cercana a los dos metros de altura, mediría alrededor de los cuatro metros y medio de longitud y pesaría unas cuatro toneladas, en definitiva, un aspecto más parecido a un rinoceronte peludo que a la bonita estética que acompaña a estos animales en la fantasía. En particular acerca de este ejemplar los científicos aclaran que "lo más probable es que fuera un macho de gran tamaño solitario. Las dimensiones de este rinoceronte son las más grandes de los descritos en la literatura, y las proporciones son típicas".
Los investigadores responsables del hallazgo de la Tomsk State University de Rusia, desmontan así la antigua teoría que suponía que estos 'unicornios' se habrían extinguido hace unos 350.000 años, como muchas otras subespecies. Según las pruebas de datación el cráneo tendría una antigüedad de 29.000 años, con lo que habría coexistido con nuestros antepasados homínidos.
Andrey Shpanski, miembro del grupo de científicos, señala que "es probable que Siberia Occidental supusiese el último refugio de este rinoceronte, donde residió mucho más tiempo que le resto de sus parientes", aunque también admite la posibilidad de que el animal simplemente "migrase a zonas más al sur". Su hábitat era el vasto territorio desde el río Don al este de Kazajstán moderna.
La investigación, publicada en 'American Journal of Applied Science', intenta buscar una explicación a cómo los factores ambientales inciden en la extinción de las especies y así poder buscar mecanismos para la preservación de la biodiversidad de nuestra era.