Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La temperatura en el Ärtico ha subido 3,5 grados desde 1900

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta, y esto se traduce en temporadas de fusión más largas y en capas de hielo más finas y frágiles.
La temperatura media anual del aire sobre el Ártico es ahora de 3,5° C más cálida de lo que era 1900, Groenlandia está experimentando estaciones de fusión más largas, y la capa de nieve primaveral estableció este año un mínimo récord en el Ártico norteamericano, de acuerdo con el recién publicado '2016 Arctic Report Card' de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).
Marco Tedesco, glaciólogo en el Observatorio de la Tierra de Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia y autor principal del capítulo sobre Groenlandia del Informe Ártico, describió algunos de los cambios que ha estado viendo en Groenlandia durante una conferencia de prensa.
La capa de hielo de Groenlandia, que contiene suficiente agua para elevar el nivel global del mar en unos 6 metros, ha estado perdiendo masa desde al menos 2002, cuando comenzaron las mediciones por satélite de la capa de hielo. Su temporada de fusión también ha estado comenzando más temprano y durando más tiempo. En 2016, el comienzo del derretimiento anual de la superficie de verano de Groenlandia fue el segundo más temprano en los 37 años que los satélites han estado observando la capa de hielo, dijo Tedesco.
"La temporada de fusión se está haciendo más larga, invadiendo la primavera y el otoño, y es el preacondicionamiento de la próxima temporada de fusión", dijo Tedesco.
En el noreste de Groenlandia, la temporada de fusión duró de 30 a 40 días más durante este año que el promedio de 1979-2016, y fue de 15 a 20 días más a lo largo de la costa oeste, dijo. Ese período de fusión más largo puede condicionar la fusión futura, creando lo que Tedesco ha denominado "canibalismo de derretimiento". La fusión cambia las propiedades de la nieve y el hielo cuando se vuelve a congelar, creando granos más grandes que "oscurecen" la superficie del hielo, permitiéndole absorber más radiación cuando se expone y exacerbar la fusión futura.
El calentamiento del aire también crea problemas en otras partes del Ártico al descongelar el permafrost normalmente congelado. Eso puede crear inestabilidades estructurales para carreteras y edificios, y puede liberar dióxido de carbono y metano, gases de efecto invernadero potentes. "Estimamos que la tundra está liberando carbono neto a la atmósfera", dijo Tedesco.
Las áreas de permafrost contienen grandes reservas de carbono orgánico, equivalente a aproximadamente el doble de la cantidad actualmente en la atmósfera, según el informe.
El Arctic Report también describe cómo el hielo marino del Ártico se ha vuelto más joven y delgado, dejando manchas de agua abierta oscura que pueden absorber más radiación solar y calentar el agua. Este verano, el hielo marino del Ártico cayó a su segundo mínimo mínimo desde que el registro de satélites comenzó en 1979, y en noviembre registró un mínimo récord para el mes, según el informe.