Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo sistema avisa con cinco días de nuevos asteroides peligrosos

La NASA ha presentado un nuevo sistema de alerta de asteroides en rumbo de colisión a la Tierra con una antelación de cinco días, margen que puede dedicarse a tratar de desviar la roca.
Llamado "Scout", ya se ha anotado un éxito, al detectar un asteroide el 25 de octubre tal y como fue localizado por un telescopio en Hawai. Ese objeto pasó a medio millón de kilómetros de la Tierra el 31 de octubre, pero no había sido registrado antes. En algunos casos, las detecciones se producen sólo con horas de antelación.
Después de que el asteroide, oficialmente nombrado 2016 UR36, fuese detectado la semana pasada, los datos fueron cargados en el sistema Scout de la NASA que, en cuestión de minutos, predijo que su ruta volaría cerca de nuestro planeta.
Scout monitorea las observaciones de los objetos espaciales recién reportados, advirtiendo automáticamente de la necesidad de seguimientos para calcular un camino más preciso para los cuerpos que pueden significar un peligro, informa Space.com.
"Las encuestas de la NASA están encontrando algo así como al menos cinco asteroides cada noche", dijo a la radio pública estadounidense NPR el astrónomo Paul Chodasa, del Jet Proipulsion Laboratory.
"Cuando un telescopio encuentra por primera vez un objeto en movimiento, todo lo que sabes es que es sólo un punto, que se mueve en el cielo. No tienes información sobre lo lejos que está."
Ahora, gracias al programa Scout que está actualmente en pruebas, y que el próximo año se espera que ya esté funcionando, podremos protegernos mejor de las peligrosas rocas espaciales.
La NASA tiene una serie de medidas que espera sean utilizables para desviar asteroides, incluyendo los proyectos Ion Beam Deflection y Enhanced Gravity Tractory, así como los impactores cinéticos.
La agencia espacial estadounidense ha estado trabajando en estas técnicas para la "redirección" de asteroides y espera probarlas con la Misión de Redirección de Asteroides (ARM) que en la próxima década tendrá como objetivo capturar una roca utilizando una nave espacial robótica y moverla a una órbita alrededor de la Luna para que los astronautas puedan explorarla.