Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neri: "Como no vaya al Vaticano a por la pasta, no creo que Bautista la suelte"

La entidad pagó durante un año el sueldo a un chofer de Bautista que no acudía a su puesto de trabajo por una "ingesta excesiva de alcohol"

El presunto cabecilla de la trama de corrupción de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Luis Rodríguez Neri, advirtió en una conversación telefónica sobre el mal momento económico que atravesaba la entidad y las dificultades que tenía para afrontar un pago de 80.000 euros. "La SGAE no está para pagar ningún trabajo de nadie porque como no vaya al Vaticano a pedir la pasta, no creo que Teddy Bautista la suelte", afirmó.

Así se desprende del sumario del denominado 'caso Saga' que instruye en la Audiencia Nacional el juez Pablo Ruz, en el que figura la llamada que efectuó Neri al director de Desarrollos Internacionales de la SGAE en la que aludió a este pago referente a la filial digital del grupo.

Seguidamente, el ex director de la Sociedad Digital de Autores de España (SDAE) mantuvo un encuentro con el director económico y financiero, Ricardo Azcoaga, para abordar esta deuda y otros pagos pendientes que registraba la SDAE para 2010 y 2011: "Hay una deuda de 2010 de 160 mil, contando con los 80 mil de SGAE y en 2011 hay que poner pasta", comentaron.

En el sumario se ponen de relieve las "constantes" pérdidas que acumulaba año tras año la filial digital de la SGAE. Los resultados contables negativos y sus beneficios "inexistentes" llevaron a la sociedad a rozar la situación de quiebra en 2005.

Pese a ello, varios directivos de la SGAE seguían percibiendo sueldos elevados y no se privaban de invertir el dinero en viajes de lujo, regalos de empresa o joyas.

El expresidente del Consejo de Dirección de la SGAE, Eduardo Teddy Bautista, ganó 400.000 euros el pasado ejercicio y cargó a una tarjeta de la SGAE los viajes que realizaba con asiduidad a destinos como Shangai, Australia, Canadá, Corea, Japón o Cuba.

En cuanto a otros imputados, llama la atención el sueldo superior a los 220.000 euros brutos anuales que recibía el director general de la SGAE, Enrique Loras, o los 110.000 euros brutos que cobraba al año el director financiero, Ricardo Azcoaga.

Retribución al conductor

El sumario de la 'operación Saga' también reflejó cómo la entidad concedió un permiso retribuido durante un año al conductor de Teddy Bautista tras una "ingesta excesiva de alcohol ocurrida con ocasión de una actividad oficial".

La responsable de personal, Natividad Lamela, declaró ante la Guardia Civil que un antiguo chofer de Bautista "habría estado disfrutando de un permiso retribuido como consecuencia de alguna ingesta excesiva de alcohol ocurrida con ocasión de una actividad oficial" y que esta persona "habría estado un año sin acudir a su puesto de trabajo pero cobrando". Finalmente, la gestora habría solucionado este asunto otorgándole la jubilación con una compensación de 15 mensualidades.

El juez Pablo Ruz investiga las inversiones que canalizaba la SGAE a través de una red de empresas vinculadas a la sociedad digital y que podrían haber llevado a los imputados a desviar fondos para uso particular por más de 30 millones de euros.