Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia perfila con la NASA la conquista de Venus

Planeta VenusReuters
Científicos de la NASA y el Instituto de Ciencias Espaciales de la Academia Rusa de Ciencias (IKI) se reúnen esta semana para perfilar objetivos científicos comunes para la exploración de Venus.
La visita se produce después de que un informe se entregó recientemente a la sede de la NASA en Washington y a la IKI en Moscú, evaluando y refinando los objetivos científicos de la Misión Venera-D (Venera-Dolgozhivuschaya) del IKI a Venus, el vecino planetario más cercano de la Tierra.
"Aunque Venus es conocido como nuestro 'planeta hermano', tenemos mucho que aprender, incluyendo si puede haber tenido océanos y tener vida", dijo Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias en la sede de la NASA en Washington. "Al comprender los procesos planetarios en Venus y Marte, tendremos una imagen más completa acerca de cómo los planetas terrestres evolucionan con el tiempo y obtener una visión del pasado, presente y futuro de la Tierra".
Venus ha intrigado a los científicos durante décadas. Similar a la Tierra en composición y tamaño, gira lentamente en la dirección opuesta. La espesa atmósfera del mundo rocoso atrapa el calor en un invernadero, convirtiéndolo en el planeta más cálido de nuestro sistema solar con temperaturas superficiales lo suficientemente calientes como para fundir el plomo. Bajo las nubes se vislumbran volcanes y un paisaje intrincado. Venus lleva el nombre de la diosa romana del amor y la belleza, la contraparte de la diosa griega Afrodita.
"En una escala de sistemas solares, la Tierra y Venus están muy juntas y tienen un tamaño y composición similares", dijo David Senske, copresidente del equipo de definición de ciencia de la misión Venera-D para Estados Unidos y científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena , California. "Entre los objetivos que nos gustaría incluir en la misión está entender cómo funciona el clima de Venus para comprender el mecanismo que ha dado lugar al efecto invernadero desenfrenado que vemos hoy", informa la NASA.
El concepto de misión Venera-D del IKI tal como está hoy incluiría un orbitador de Venus que funcionaría hasta por tres años y un módulo diseñado para sobrevivir a las increíblemente duras condiciones que una nave espacial encontraría en la superficie de Venus durante unas horas. El equipo de definición científica también está evaluando el potencial de volar una aeronave dirigida por energía solar en la atmósfera superior de Venus. El vehículo volador independiente podría ser liberado desde el aterrizador de Venera-D, entrar en la atmósfera, y explorar por su cuenta la atmósfera de Venus durante hasta tres meses.
La NASA visitó por primera vez a Venus cuando el Mariner 2 recolectó datos durante un sobrevuelo en diciembre de 1962. La última misión de la NASA a explorar Venus fue Magallanes. Lanzada en 1990, esta nave utilizó el radar para mapear el 98 por ciento del planeta a una resolución de 100 metros o mejor durante su misión de cuatro años.
El programa de la nave espacial Venera es el único hasta la fecha para aterrizar con éxito en Venus y sobrevivir a su ambiente áspero, dijo Adriana Ocampo, que dirige el Joint Science Definition Team en la sede de la NASA en Washington, "Esta potencial colaboración representa una enriquecedora asociación para maximizar los resultados científicos de Venera-D y continuar la exploración de este planeta clave en nuestro sistema solar".