Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos aconsejan realizar un estudio biomecánico para evitar lesiones por running

Andar rápido, el nuevo 'running'Informativos Telecinco

En los últimos años se ha registrado un aumento significativo de lesiones producidas por 'running', debido principalmente a la falta de prevención y a la puesta en práctica de una mala técnica tanto durante la carrera.

En ocasiones se somete el cuerpo a más esfuerzo del que se debe, como en los momentos anteriores o posteriores, por la falta de una adecuada rutina de estiramientos.
"Conviene someterse a una serie de revisiones médicas previas y estar informados de las dificultades de salud a las que nos podemos enfrentar.
Es importante estar en forma y preparado física y cardiovascularmente para practicar e iniciarse en cualquier deporte", ha comentado el jefe del servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica de Hospiten Rambla, Manuel Baro.
CONOCER EN QUÉ CONDICIONES TRABAJAN LAS EXTREMIDADES
En esta línea, el doctor Baro destaca la necesidad de que las personas que practican esta modalidad o sus derivados soliciten un estudio biomecánico de la marcha, para saber en qué condiciones están trabajando sus extremidades, detectar alteraciones de la pisada que a simple vista no se detectan y, en definitiva, prevenir lesiones, determinando, entre otras muchas cosas, el calzado adecuado que debe utilizar.
Las lesiones más frecuentes que acompañan al corredor son las directamente involucradas con la parte motora: pie, pierna y pelvis.
En este sentido, con el estudio biomecánico se realiza un análisis del pie, tanto en posición estática, postural, como dinámica, para observar la forma de caminar del paciente, así como la relación de los pies al caminar con otras estructuras, como la rodilla, la cadera y la columna vertebral.
Los resultados de la prueba pueden ayudar a prevenir lesiones musculares y osteoarticulares tales como los esguinces de repetición, dolores en los dedos de los pies, espolones calcáneos, tendinitis, fascitis plantares, lesiones en las articulaciones o sobrecargas, entre otras lesiones comunes entre los corredores.
"Casi todas las lesiones vienen precedidas de pequeñas señales de alarma, como contracturas, calambres, distensiones, por lo que es importante que el corredor preste atención a estos cambios y en cuanto sucedan acuda a un especialista para evitar la lesión", ha zanjado el especialista de Hospiten.