Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta el 80% de la población urbana padece exceso de ruido

Los coches son una fuente de contaminación acústica y atmosférica.ARchivo

La población de las grandes ciudades está expuesta de manera constante a niveles de ruido superiores a lo recomendado, establecido en 65 decibelios

El bullicio y el tráfico de las grandes ciudades tienen graves consecuencias en el organismo, explicó el doctor Carlos Barajas del Rosal, otorrinolaringólogo con motivo del Día Mundial de la Concienciación sobre el Ruido.
Este fenómeno puede estropear el órgano de la audición y afectar al sistema nervioso central, lo que se traduce en ansiedad, cefaleas, irritabilidad o alteraciones del sueño.
   Asimismo, este experto reconoce que "el ruido no afecta solo por su intensidad, también lo hace por su duración". En concreto, si la exposición a ruidos fuertes, por encima de 80 decibelios, es prolongada se puede ocasionar una pérdida permanente de audición. Mientras que, un ruido muy fuerte, superior a los 110 decibelios, aunque sea durante un tiempo corto, puede producir una pérdida permanente de audición.
   Por otro lado, en caso de escuchar timbres, golpes o zumbidos en los oídos que no provienen de ninguna fuente; sentir dolor en los oídos o experimentar dificultades a la hora de escuchar a las personas con las que se habla, Barajas del Rosal recomienda acudir a consulta médica.  
   Con el objetivo de concienciar del impacto del ruido en la salud, el personal de USP San Camilo mantendrá 60 segundos de silencio a las 12.00 horas de este miércoles.
   En general, desde este centro se aconseja a las personas que trabajan en ambientes muy ruidosos, como con maquinaria, grandes motores u explosivos, que se protejan con tapones u orejeras.
Asimismo, se recomienda limitar el volumen al que se escuchan los aparatos de música y televisión y cubrir el suelo con materiales elásticos, como gomas o moquetas, para reducir la incidencia de pisadas o golpes.