Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su pulsera de actividad le salva la vida al registrar datos anómalos de su corazón

Su pulsera de actividad física le salva la vida al detectar datos anómalos de su corazóntelecinco.es

Una mujer de 73 años, de Connecticut, se dio cuenta de que algo no iba bien en su corazón al ver que su pulsera de actividad física detectó que sus pulsaciones llegaban a 153 mientras dormía. Patricia Lauder ya en el hospital, los médicos hallaron coágulos de sangre en sus pulmones y tuvo que ser intervenida para salvarle la vida.

Patricia Lauder estaba haciendo un tratamiento por una reciente infección y estaba pendiente de los resultados de algunos exámenes médicos, pero tras ver la señal de su pulsera de actividad física, según ha publicado la CNN.
Así que sin perder tiempo llamó a la ambulancia y fue trasladada a urgencias a un hospital de la ciudad, donde ante los alarmantes registros de su ritmo cardiaco, a 140 en reposo, muy superior a los 60 o 70 normales.
"Cuando llegué al hospital, hicieron una serie de pruebas y encontraron que tenía coágulos de sangre en ambos pulmones", dijo Lauder.
Un coágulo de sangre se genera cuando las plaquetas y las proteínas insolubles se combinan para formar una masa similar al gel que puede detener el sangrado.
Por lo general, se forman cerca de cortes o lesiones, pero en una arteria o vena, un coágulo puede disminuir el flujo sanguíneo.
Las sospechas de Lauder, que fue sometida el pasado viernes a un escáner confirmaron  su alarma.
Los médicos decidieron someterla a una intervención de cateterismo para disolver los coágulos de los pulmones.
Un día después de la intervención, el ritmo cardíaco de Lauder volvió a la normalidad y el pasado lunes ya pudo regresar a su casa.
La doctora que realizó el cateterismo y muy favorable a que sus pacientes usen pulseras de actividad,  explicó a los medios que "esa afección es muy crítica" "y ella podía haber muerto si no hubiera pedido atención médica."