Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un púlsar, lo más brillante en rayos X de la galaxia vecina

La misión NuSTAR de la NASA ha esclarecido el origen de una misteriosa fuente dominante de emisión de rayos X de alta energía en Andrómeda, galaxia vecina de la Vía Láctea.
El objeto, llamado Swift J0042.6 + 4112, es un posible púlsar, el remanente denso de una estrella muerta que está altamente magnetizada y girando, dicen los investigadores. Esta interpretación se basa en su emisión en rayos X de alta energía, que NuSTAR (Nuclear Spectroscopic Telescope Array) es el único capaz de medir. El espectro del objeto es muy similar a los pulsares conocidos en la Vía Láctea.
Está probablemente en un sistema binario, donde el material de un compañero estelar cae sobre el pulsar, arrojando radiación de alta energía a medida que el material se calienta.
"No sabíamos lo que era hasta que lo vimos con NuSTAR", dijo Mihoko Yukita, autor principal de un estudio sobre el objeto, en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. El estudio se publica en The Astrophysical Journal.
Este candidato a púlsar se muestra como un punto azul en una imagen de rayos X de NuSTAR de Andrómeda (también llamada M31), donde el color azul se elige para representar los rayos X de mayor energía. Parece más brillante en rayos X de alta energía que cualquier otra cosa en la galaxia.
El estudio reúne muchas observaciones diferentes del objeto de varias naves espaciales. En 2013, el satélite Swift de la NASA lo reportó como una fuente de alta energía, pero su clasificación era desconocida, ya que hay muchos objetos que emiten rayos X de baja energía en la región. La emisión de rayos X de menor energía del objeto resultó ser una fuente identificada por primera vez en los años 70 por el Observatorio Einstein de la NASA. Otras naves espaciales, como el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y el XMM-Newton de la ESA, también lo habían detectado.
Sin embargo, no fue hasta el nuevo estudio de NuSTAR, ayudado por el apoyo a los datos de satélite Swift, que los investigadores se dieron cuenta de que era el mismo objeto que este pulsar probable que domina la luz de alta energía de rayos X de Andrómeda.
Tradicionalmente, los astrónomos han pensado que la alimentación activa de los agujeros negros, que son más masivos que los pulsares, suelen dominar la luz de alta energía de rayos X en las galaxias. Como espirales de gas cada vez más cerca del agujero negro en una estructura llamada disco de acreción, este material se calienta a temperaturas extremadamente altas y emite radiación de alta energía. Este pulsar, que tiene una masa inferior a cualquiera de los agujeros negros de Andrómeda, es más brillante a altas energías que la totalidad de la población de agujeros negros de la galaxia.
Incluso el agujero negro supermasivo en el centro de Andrómeda no tiene una emisión de rayos X de alta energía asociada a ella. Es inesperado que un solo púlsar estaría dominando la galaxia en la luz de rayos X de alta energía.
"NuSTAR nos ha hecho comprender la importancia general de los sistemas pulsares como componentes de las galaxias que emiten los rayos X, y la posibilidad de que la luz de rayos X de alta energía de Andrómeda esté dominada por un solo sistema pulsar sólo añade a este cuadro emergente" dijo en un comunicado Ann Hornschemeier, coautora del estudio y basada en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, Greenbelt, Maryland.
Andrómeda es una galaxia espiral ligeramente más grande que la Vía Láctea. Reside a 2,5 millones de años luz de nuestra propia galaxia, que se considera muy cercana, dada la escala más amplia del universo. Los observadores pueden ver Andrómeda sin un telescopio en noches oscuras y claras.
"Ya que no podemos salir de nuestra galaxia y estudiarla de una manera imparcial, Andrómeda es lo más cercano que tenemos para mirarnos como en un espejo", dijo Hornschemeier.